Controles de salud a jardineritos

Compartir

Al igual que en toda la extensión del territorio provincial, en Clorinda prosiguen las tareas de confección y actualización de libretas de salud escolar correspondiente al año lectivo 2017.

De este modo, a cargo de un equipo de salud del Hospital Distrital “Cruz Felipe Arnedo” de la mencionada localidad, un nuevo operativo benefició a los niños de las secciones B y C, del nivel inicial del Instituto Santa Catalina Labouré.

Puntualmente, los jardineritos fueron alcanzados con controles médicos, odontológicos, oftalmológicos, y enfermería; además recibieron numerosas vacunas indicadas para esta edad.

Acerca de la actividad, responsables del equipo de salud comentaron que “se confeccionen nuevas libretas y se actualizaron otras que algunos de los niños ya tenían hechas. En ambos casos, siempre de acuerdo a los datos que van aportando las evaluaciones pediátricas  realizadas”.

En detalle, explicaron que se concretaron: mediciones antropométricas (peso, estatura y talla), chequeos bucodentales, revisiones de la agudeza visual y auditiva, control del carnet de vacunas y aplicación de las mismas según lo establecido por el calendario de vacunación para los niños de esta franja etaria.

Asimismo, se sumaron otra serie de controles desde diferentes especialidades (clínica médica, nutrición, cardiología) para complementar los múltiples exámenes pediátricos. Para ello, los especialistas aportaron un amplio diagnóstico y registro del estado de salud de estos escolares.

En tanto, los odontólogos que trabajaron en el establecimiento describieron los controles “como parte fundamental de la salud integral del niño”; e insistieron en la promoción de la salud bucodental “inculcando en los chicos y en los padres, una serie de medidas de higiene y pautas alimentarias que contribuyen a cuidar el crecimiento de las piezas dentarias y también su mantenimiento en buen estado, evitando la formación de caries”.

Por otra parte,  desde el equipo de salud señalaron que “los chiquitos que fueron detectados con algún problemita de salud (síntomas o trastornos) fueron oportunamente derivados con turnos programados para que hagan la consulta con el especialista adecuado en nuestro hospital”.

Sobre el final, los facultativos recordaron a toda la comunidad educativa: padres, niños, docentes y directivos, la importancia que tienen los controles periódicos para preservar la salud. Y recalcaron una vez más que alimentarse saludablemente, aplicarse las vacunas y tener el calendario al día, lavarse las manos antes de comer y luego de ir al baño, cuidar el agua que se consume y practicar actividad física diariamente “son algunas de las medidas fáciles de cumplir y altamente efectivas para evitar la aparición de enfermedades o trastornos que afectan la salud en general”.