Controles de salud integrales a familias de comunidad wichi

Compartir

En colonia Tres Pozos,  comunidad originaria situada a pocos kilómetros de Las Lomitas, se reforzó nuevamente la vigilancia de salud a las familias, mediante controles conjuntos de los equipos médicos del hospital distrital lomitense y del efector local del lugar.

Médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores atendieron a  vecinos de todas las edades con evaluaciones físicas y clínicas generales para constatar su buen estado de salud, haciendo hincapié en los niños, adultos mayores y embarazadas.

También fueron revisados los carnets de vacunas con la aplicación de las dosis correspondientes para “que todos, tengan la edad que tengan, estén al día con sus vacunas”, comentaron desde el equipo.

Del mismo modo, se dialogó con las familias para alentarlos a poner en práctica diariamente una serie de hábitos sanos que fortalecen el cuidado de la salud “ya que son de fácil acceso para todos, efectivos y económicos, prácticamente sin costo”, aseguraron.

Respecto a lo anterior insistieron en la importancia de consumir alimentos sanos, lavarse las manos en todo momento “sobre todo antes de comer y luego de ir al baño”, beber agua segura, tener las vacunas al día “completando los esquemas con todas las dosis, las edades  y las condiciones de salud que establece el calendario vigente”.

Igualmente recordaron cumplir con el control médico periódico “sin esperar a sentirse enfermos” y con los estudios anuales de rutinas. También cuidar la salud bucodental con las recomendaciones dada por los odontólogos, mantener la higiene del hogar tanto en el interior como en los alrededores.

Las atenciones médicas abarcaron: toma de tensión arterial; medición de peso, talla y altura completados con el registro del estado nutricional de cada paciente. A esto fue sumada la medición de los niveles de glucemia “acentuada en pacientes con factores de riesgo y diagnóstico de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y otras patologías cardiovasculares.

Asimismo fueron concretados los controles prenatales como medición uterina, latidos fetales, pesaje de la mamá, medición de la presión arterial y otros exámenes determinados para las embarazadas.

Paralelamente se hicieron los denominados “controles del niño sano” y se concientizó a las mamás de bebés y chicos de corta edad “a cumplir con la alimentación complementaria a la leche materna a partir de los 6 meses, aclarando que “desde este tiempo, la teta ya no es suficiente para aportar a los niños los nutrientes necesarios para un buen crecimiento, por lo tanto es necesario acompañarla con los alimentos sólidos que va indicando el pediatra”.