Controles exhaustivos a pacientes que se encuentran en aislamiento preventivo

Compartir

Se profundizan en los enfermos crónicos, con factores de riesgo y adultos mayores

El Gobierno de Formosa, a través del ministerio de Desarrollo Humano y sus efectores sanitarios, llevan un pormenorizado control de salud a las personas que se encuentran en cuarentena preventiva por COVID – 19, alojados en los diferentes centros de aislamiento de nuestra ciudad.

Además de las puntuales evaluaciones determinadas para la detección temprana del virus COVID – 19, los equipos sanitarios, realizan el monitoreo permanente de aquellas personas que padecen distintas afecciones, que se acentúan en los pacientes con diagnóstico de enfermedades crónicas y adultos mayores.

En esta ocasión, el personal del servicio de laboratorio del centro de salud La Nueva Formosa, efectuó extracciones de muestras de sangre “a los adultos mayores que tienen enfermedades de base, como diabetes e hipertensión, entre otras, que están cumpliendo su aislamiento de 14 días, en la Escuela de Cadetes de la Policía de la Provincia”, informaron desde la dirección del efector a cargo del operativo.

“Por la edad, mayores de 60 años y los antecedentes de riesgo, son el grupo donde más focalizamos los controles; no solo porque pueden evolucionar en una forma grave si contraen COVID, sino también porque, a pesar del contexto sanitario, debemos garantizarles la continuidad de sus controles, los cuales deben ser permanentes para que estas enfermedades se mantengan estables”, detallaron.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que las personas con afecciones de salud subyacentes, como las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT), tales como las cardiovasculares, la diabetes y el cáncer, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave por COVID y más probabilidades de morir por este virus.

Lo mismo ocurre con aquellos que presentan factores de riesgo para las ENT, quienes también poseen más probabilidades de enfermarse gravemente, como los que padecen sobrepeso, obesidad o los tabaquistas, entre otros, quienes pueden tener una capacidad pulmonar reducida, lo que aumenta en gran medida, la posibilidad de evolucionar en forma graves.