Compartir

Para seguir contribuyendo a estudiantes del sistema educativo provincial respecto de la nutrición que reciben los chicos en sus hogares, sobre todo ante el complejo nacional, el Gobierno de Formosa informó que dispuso extender el servicio de Copa de Leche a más modalidades.

En este sentido, Educación Permanente es la modalidad destinada a garantizar la alfabetización y el cumplimiento de la obligatoriedad escolar para quienes no la hayan completado en la edad reglamentariamente establecida y a brindar posibilidades a lo largo de toda la vida. Para poder concretar este objetivo se necesitan de muchos factores ante las necesidades y demandas de los estudiantes, ante una realidad socioeconómica compleja a nivel nacional se hizo necesario brindar el servicio de copa de leche para jóvenes que asisten al programa vespertino de esta modalidad.

A través de áreas dependientes del Ministerio de Cultura y Educación que trabajan en el programa Vespertino se detectó la necesidad de incorporar el servicio de Copa de Leche para las escuelas secundarias del Departamento de Educación Permanente en el horario vespertino, donde se encuentran adolescentes entre 15 a 17 años de edad, como así también en salas de lactancia a donde se encuentran menores de edad entre 2 a 14 años que acompañan a sus madres que asisten al secundario.

Niños y adolescentes de siete salas de lactancia se incorporaron a partir del mes de junio. La idea es ir detectando todas las instituciones que se encuentran con esta modalidad e ir incorporando progresivamente el beneficio de la copa de leche brindada por el Gobierno de Formosa.

Al respecto, la docente Marta Núñez, Jefa del Departamento de Educación Permanente dijo: “Estamos contentos porque desde este mes contamos con el Complemento Nutricional comúnmente llamado Copa de Leche para los niños de las salas de lactancia (…) pequeños entre dos y doce años, hijos de los estudiantes de Educación Permanente y para los estudiantes adolescentes menores del trayecto que llamamos vespertino, donde se atienden  jóvenes entre quince y diecisiete años ya que este beneficio es para estudiantes menores”.

De esta manera, el sistema educativo además de ser un valor necesario en todas las edades de la vida, en las múltiples situaciones y circunstancias concretas de la existencia, en Formosa es un hecho de justicia social y equidad para el desarrollo de todos los formoseños.