Compartir

El subsecretario de Desarrollo Económico, Horacio Cosenza, represento a nuestra provincia en el sexto encuentro regional de “Argentina Exporta” que presidio en la ciudad misionera de Posadas, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Este encuentro trata de aunar algún tipo de estrategia buscando aumentar las exportaciones, aunque desde el NEA expusieron su preocupación por las políticas nacionales que “han llevado a una situación de quebranto a empresas nacionales a partir de la apertura de nuestro mercado a un creciente proceso importador”.

Cosenza explico que en el encuentro se discutió en dos mesas de trabajo donde estuvo acompañado por miembros de la Agencia de Desarrollo Empresarial, exponiendo el “difícil escenario que transitan comerciantes, cooperativas, y sobre todo las particularidades de los problemas que existen”.

“Cada provincia hizo su planteo, sobre todo del sector empresarial que ante este escenario nacional lo llevo de mínima a achicarse en cuanto a su personal, a partir de una situación casi de quebranto. No le queda otra alternativa de reducir en todo sentido para no bajar las persianas”, advirtió.

Indico que en la reunión presentaron al sector industrial formoseño, “sobre todo dónde venimos poniendo acento con  diferentes tipos de estrategias y que muestran condiciones exigidas para la exportación, como la ganadería. Y esto a partir de una mejora en genética que transformo nuestros rodeos y se está produciendo carne de primera línea”.

“Lo mismo en el caso de una creciente cuenca arrocera y el sector maderero que es otro potencial exportador por la calidad de los muebles”, afirmo.

“Es decir que existen potencialidades enormes, pero lo que estamos pidiendo es poder acceder a herramientas como financiamiento que favorezcan exportar. Pero deben ser líneas crediticias accesibles, porque la que el mercado ofrece esta por sobre el 60% y se hace imposible con esa tasa”, advirtió. Opino que se encarece de manera dramática el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas industriales, que ven restringido su acceso al crédito alineando un horizonte angustioso para el sector”.

En la misma línea sostuvo que “también fue coincidente la opinión sobre las trabas para el desarrollo industrial la fuerte apertura importadora impulsada por el Gobierno nacional y el consecuente aumento del déficit comercial, que alcanzó niveles históricos. Se trata de un doble golpe a la industrial nacional, ya que a la caída del consumo interno y, por consiguiente, de las ventas, se le suma el desplazamiento de producción nacional por importaciones”.

Expuso Cosenza que “se deja de cobrar IVA a ocho mil productos de importación. Es decir que se generan condiciones muy favorables para que todos estos productos sean aun más baratos de lo que ya son originalmente. Todo esto impacta en la abatida industria nacional e incluso al estado que deja de percibir más de 8500 millones de pesos al reducirse los recursos coparticipables”.

Advirtió que “los vecinos correntinos plantearon a Sica sobre el cierre de plantas textiles y los miles de puestos de trabajo que se han perdido en los últimos tres años”, comentando que la hilandería Tipoiti, emblemática firma del sector en el norte argentino, llamo a convocatoria de acreedores.