Crece el descontento de los padres de mil alumnos por la toma “sin fundamentos” de la Escuela 438 y la EPES N°3

Compartir

Caciques de varias comunidades denunciarán en la justicia a los que impiden el dictado de clases

A una semana del inicio normal de clases en toda la provincia de Formosa, casi mil alumnos de la Escuela N°438 y la EPES MEIB N°3 de Ingeniero Juárez no pueden acudir a la misma por la toma que realizaron algunos dirigentes aborígenes amparándose en reclamos generales pero que según admiten los propios miembros de su comunidad solo son “reclamos personales que no tienen fundamentos”.

La medida de fuerza que encabezan dos reconocidos referentes locales -Ercilia Agüero y Juan Carlos Santillán- y que ya tiene intervención de la justicia por constituir un delito, fue rechazada de plano por los padres de  los alumnos afectados y también por parte de los propios docentes que ayer mantuvieron una reunión para analizar posibles soluciones junto a autoridades de la Delegación Zonal ya que los alumnos cumplieron una semana sin clases y desde hace dos semanas no  pueden contar con el servicio de comedor escolar.

Nelson Mariño, docente MEMA de uno de los establecimientos educativos tomados aseguró que “los padres de nuestros alumnos están desesperados porque no podemos comenzar las clases y los chicos ya perdieron una semana. Realmente no hay fundamento para hacer lo que están haciendo un grupo de personas que ingresaron al predio reclamando una cosa y hoy piden cosas personales”.

Denuncia en la justicia

La situación es tan angustiante para toda la comunidad que incluso los propios caciques tomaron la iniciativa de plantear otra denuncia formal para que el grupo que ocupa el predio de los establecimientos educativos deje ingresar a docentes y alumnos.

El Cacique del B° Belgrano, Bruno Agüero, expresó que “estamos atravesando una crisis por culpa de tres o cuatro personas que tomaron la escuela y el colegio en nombre de las comunidades aborígenes de Juárez y eso no es cierto. Son actitudes individuales que primero presionan para después sacar beneficios propios sin que les interesa la comunidad por eso nosotros como representantes legítimos de las comunidades aborígenes del pueblo vamos a radicar una denuncia formal para que la justicia también tome cartas en el asunto”.

“Acá se restringieron derechos de los niños que fueron utilizados y eso no lo vamos a permitir”, concluyó Agüero.