Compartir

Las fumigaciones en la ciudad de Formosa continuarán hoy 15 de marzo con el objetivo de controlar la población de mosquitos vector el dengue, zika y chikungunya y evitar así un posible brote de esas enfermedades.

Es así, que desde el Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia de informó que este miércoles será el turno de los barrios Estela Maris, La Colonia, La Pilar, Don Bosco, Itatí II, Itatí I, San Antonio I, San Antonio II, San Andrés, LisbelRibira, Urbanización España, San Juan I, San Juan II, Juan M. de Rosas, Ibira Pita, Timbo I, Federación, Venezuela, Fontana, Independencia, San José Obrero, San Pio X, Lote 4, Villa Jardín, Bernardino Rivadavia, Lote 15, San Martín Norte, San Martín Sur, San Miguel, Militar, Villa Hermosa, Emilio Tomás, El Resguardo, La Floresta, Villa Belgrano, Villa Lourdes, San Agustín, Vial, Militar, Fleming.

En total son unos cuarenta barrios a los cuales estarán llegando las brigadas con equipos de fumigación espacial, domicilia y termonieblas.

 

¿Qué hacer cuando fumigan?

 

Desde el ministerio de Desarrollo Humano de la provincia recomiendan mantener abiertas todas las puertas y ventanas de las viviendas cuando pasen las brigadas a fumigar.

Además, también hay que abrir las cortinas así como las puertas de placares y roperos, y levantar los cubrecamas para que el producto llegue debajo de las camas.

El producto usado para fumigar es un insecticida no es riesgoso para los seres humanos, para las plantas, ni los animales.

Eliminar criaderos de mosquitos

La cartera provincial de salud señaló que aunque se fumigue la ciudad, esa acción no es suficiente para controlar el mosquito vector del dengue, zika y chikungunya, ya que el rociado sólo elimina a los mosquitos adultos, pero no tiene ningún efecto sobre las larvas.

Por esa razón, es imprescindible que cada vecino elimine de sus viviendas y alrededores todos los recipientes que acumulen agua limpia, y que puedan convertirse en criaderos del mosquito Aedes Aegypti.

Sin la eliminación de los criaderos, las larvas continuarán con su ciclo evolutivo, y se convertirán en mosquitos adultos siete días después, advirtieron.

Para ello es necesario desechar todos los objetos inservibles que puedan juntar agua; dar vuelta los recipientes que no se puedan descartar; tapar en forma adecuada los reservorios de agua, incluyendo los tanques domiciliarios; cambiar todos los días el agua de los bebederos de animales y de los floreros, y desmalezar patios y jardines es lo que se debe hacer en cada vivienda.