Cuarenta años de separación y un reencuentro en El Bañado la Estrella

Compartir

Un grupo de docentes jubilados, egresados del ISFD en el año 1982, volvió a reencontrarse, eligiendo como destino la Séptima Maravilla Natural Argentina, el Bañado La Estrella.

Año 1982, el Instituto Superior de Formación Docente (ISFD), que en ese entonces funcionaba en las instalaciones del Colegio Don Bosco, despedía a un puñado de jóvenes veinteañeros cargado de entusiasmo e ilusiones que recibía su anhelado título de Profesor para la Enseñanza Primaria.

Después de compartir varios años estudiando había que separarse, cada uno debía emprender su propio camino. Algunos se quedaron, otros se fueron, algunos abrazaron su profesión, otros se desprendieron de ella y así surgieron distintos destinos, distintas provincias, otros estudios y labores.

Hoy, septiembre de 2022, después de 40 años, ese puñado de jóvenes, ahora ya jubilados, volvió a reencontrarse, a revivir a través del recuerdo cada momento anecdótico de aquel entonces.

Meses atrás, algunos de ellos buscaron contactarse, lo lograron, y fue ahí donde este nuevo capítulo de la “Promo 82” empezó a escribirse.

Nació “40 años ??” el grupo de WhatsApp que terminó siendo tan protagonista como sus integrantes. Allí volvieron a saludarse, a hacer memoria para recordar quién era quién, salieron a relucir fotos viejas, empezaron a buscarse en esas imágenes que en más de una oportunidad llenó de melancolía las pantallas de los celulares.

¡Qué jóvenes éramos! , se leía. Empezaron, como quien dice, a “ponerse al día”. Las historias de vida de cada uno no se hicieron esperar. “Me casé. Tengo hijos y nietos”. “Dejé Formosa vivo en Buenos Aires”, eran algunos de los mensajes.

Pero como todo ser humano sabe, las palabras tienen poderes y  un “¿qué les parece organizar un encuentro presencial?” no se hizo esperar, iniciando así esta nueva aventura.

Después de varias idas y vueltas, propuestas, ideas, surgió un deseo en común “reunirse en la provincia que los formó” y conocer una de las siete maravillas natural de nuestro país, que se encuentra aquí, en el noroeste formoseño: “El Bañado la Estrella”.

De a poco el deseo empezó a tomar forma y cada vez se encontraba más próximo de ser realidad.

En primera persona

Una de ellos, Betty, que reside en Las Lomitas, se convirtió en la anfitriona del encuentro y con mucha satisfacción manifestó que “con una alegría indescriptible, recibí a mis excompañeros de docencia, hoy amigos entrañables”.

Confesó que organizar el encuentro “no fue fácil, porque había que sortear distancias e inconvenientes, pero eso sí que todos tenían la intención de lograrlo”.

“Hoy sentí una enorme satisfacción de poder recibirlos y llevarlos a conocer esta perla del oeste formoseño, que ofrece bellos paisajes naturales, con una  frondosa vegetación, con sus animales autóctonos y comidas típicas que realzan la cultura de la zona”.

Por otra parte, Saúl, el único varón del grupo (al igual que cuarenta años atrás) fue uno de los más entusiastas. Apoyado incondicionalmente por su familia, emprendió viaje desde Buenos Aires, lugar en donde reside.

Miles de kilómetros y de días lo separaron de sus compañeros, pero esas distancias fueron las mismas que hoy, lo unieron en reencuentro.

A pesar de ser porteño y de haber vivido aquí unos pocos años, él la nombra a Formosa como “su provincia” y sin titubeo, una de sus primeras declaraciones fue realzar y valorar las “indiscutibles transformaciones que ésta sufrió a lo largo de este tiempo”.

Sintió la necesidad de contextualizar su historia, contando que “ingresé a la Policía Federal en 1976 y a fines de 1978 fui trasladado a la Delegación Formosa. En ese tiempo, me enteré que se encontraba abierta la carrera del profesorado y al venir de una familia de docentes y ver la oportunidad de poder estudiar, no dudé en hacerlo”.

Con mucha sinceridad expresó que “conocí Formosa gracias a que en la secundaria, al estudiar la geografía del país, tuve que ubicar en el mapa cada provincia”  y no puede olvidarse que al llegar aquí, los primeros que lo recibieron fueron “el calor y los jejenes”.

A esta bienvenida no tan grata, le sumó la angustia de encontrarse lejos de su familia y con la incertidumbre de un nuevo comienzo. No obstante, continuó contando que “el calor humano que recibió desde el primer momento fue amable y afectuoso” y esto se reforzó al “llegar al Instituto, en donde eran todas mujeres, lo que significó una bendición porque fui recibido con mucho amor”.

A medida que relataba narró que, cuando nuevamente fue trasladado “no quería irse de la provincia”, demostrando a partir de ahí, que Saúl ya había adoptado a Formosa.

“El anhelo mío, fue siempre volver y recorrer toda la provincia y siempre tuve el deseo de conocer El Bañado La Estrella y hoy, con ellas, pude cumplirlo.

“Es un lugar maravilloso. Nunca imaginé tanta diversidad de flora y de fauna. Navegué silenciosamente en unas canoas entre medio de las plantas acuáticas, una belleza indescriptible que quedará grabada en mi mente y en mi alma”, describió.

Y añadió: “Lo más emocionante de esto es que lo hice junto con mis excompañeras”, las mismas que aquel entonces lo recibieron con los brazos abiertos.

Finalmente reiteró: “Vivir en esta provincia durante mi juventud, es lo más maravilloso que me pasó”.

A su turno, Gladys, que llegó desde Córdoba, resumió lo vivido desde aquellos tiempos del año 1982  como “jóvenes en una provincia también joven y con los mismos deseos de crecer y proyectarnos a un futuro venturoso”, pero afirmó que “algunos nos fuimos y siempre se disfruta el regreso al calor de las emociones de esta querida provincia, de la familia y amigos”.

“La aventura de volver a vernos y redescubrirnos nos invitó también a redescubrir nuestra provincia. Así, evocando tantas excursiones pedagógicas organizamos nuestro propio paseo y el primer destino elegido fue por su encanto y misterio y ámbitos de la naturaleza tan impresionante de esta tierra formoseña, el Bañado La Estrella del cual disfrutamos desde el primer momento que llegamos”, agregó.

“Y para cerrar, quiero destacar que todo lo que nos brindaron en la infancia y juventud nos permitió desarrollarnos en cualquier parte y de manera eficaz a la exigencia  que cualquier circunstancia presentara”.

Risas, nuevas fotos, viejas anécdotas, recuerdos de profesores, el descubrir que algunos ya no están y disfrutar de un lugar maravilloso, es el resumen de un viaje de dos días, con 12 excompañeros de instituto, pero siempre compañeros de vida, que logró reunirse después de 40 largos años en esta provincia que siempre los espera con entusiasmo para acobijarlos el tiempo que deseen.

Al agregar nuevas líneas de esta historia del puñado de jóvenes del ISFD, El Bañado La Estrella y Las Lomitas fueron testigos de otro capítulo, en donde quedó plasmado que  los corazones de cada uno de ellos volvieron a reafirmar el amor mutuo y el que sienten por esta tierra formoseña.