Compartir

Zapallos y calabazas cultivados por pequeños y medianos productores de la zona de Misión Tacaaglé, continúan en plena cosecha con fuerte posicionamiento comercial a nivel nacional. Son más de 2.500 toneladas de cucurbitáceas cosechadas hasta el momento en esta cuenca productiva, que se suman a los cuantiosos equipos de sandia y melón que ya partieron desde Las Lomitas hacia los principales mercados regionales.

“Esta nueva y exitosa zafra de hortalizas pesadas vuelve a poner en evidencia el fuerte trabajo cooperativo y solidario entre productores, técnicos, municipios y Gobierno Provincial, que constituyen la base de nuestra comunidad rural organizada y que se replica campaña tras campaña en todo el territorio fortaleciendo aún más la producción diversificada formoseña”, subrayó Raúl Quintana, ministro de la Producción y Ambiente.

Y en ese contexto, el funcionario agregó que así como también sucede en otros parajes, colonias y localidades de nuestra provincia, en esta comunidad rural organizada participan todos. Están los productores que aportan su trabajo en las labores de la chacra con su dedicación al cultivo; los que se encargan de la cosecha; del manejo post-cosecha como el lavado y el empaque; lo que se ocupan de acondicionar y cargar los productos que salen a la venta; los técnicos que acompañan los procesos productivos y los organismos municipales y provinciales que realizan aportes de manera precisa en las etapas más necesarias de los ciclos productivos favoreciendo la fluidez de la dinámica social y económica del territorio. Es importante destacar la “común unión” en el trabajo integrado de hombres y mujeres, criollos y originarios que participan de las distintas etapas del proceso productivo mencionado.

Según el intendente de Tacaaglé, Víctor “Chilú” Leguizamón, “hoy estamos viviendo los resultados de nuestro trabajo en la producción de hortalizas. Zapallos coreanos, calabazas, sandías y melones se encuentran en plena cosecha. En este momento estamos preparando un envío de calabaza común, de variedad “Atlas” y variedad “Coquena”, así como también el zapallo negro, que es uno de los más buscados por el mercado”.

Sobre la comercialización, reveló que “la producción de la zona va mayormente al Mercado de Buenos Aires, Santa Fe y Bahía Blanca. Además, tenemos las puertas abiertas de los mercados de Mendoza y Córdoba, donde también saben apreciar la calidad de nuestros productos y nos reciben siempre muy bien. Conjuntamente, nuestro mercado local con el programa Nutrir, son claves a la hora de la posicionar la venta en la provincia”.

Desde su experiencia como productor, el intendente comentó que la fecha de siembra de estos lotes se realizó avanzada la temporada y eso les permitió tener un rinde “espectacular”. Resaltó que “hay lugares en donde están sacando de 15 a 20 mil kilos la hectárea, dependiendo del ambiente y su microclima, porque hubo zonas con mayores precipitaciones donde la lluvia llegó en la etapa inicial del cultivo, que es el momento de mayor requerimiento. Este año se dieron esos tiempos”.

“Con la batata nos fue muy bien y está teniendo muy buen precio. Salieron zapallos, calabazas y batata, y fue posible por el acompañamiento del Gobierno de la Provincia que siempre apunta a los pequeños productores que trabajan en sus tierras, que les gusta estar en el campo, que apuestan a la diversificación productiva lo que a su vez genera más mano de obra y mayor dinamismo económico en la comunidad organizada”.

Leguizamón mostró su satisfacción como intendente al destacar la verdadera integración de hombres y mujeres aborígenes y sus familias completas expuesto en el trabajo cooperativo que desarrollan durante todo el proceso de cosecha y post-cosecha, porque mientras el hombre cosecha, clasifica, empaqueta y carga; la mujer y su hija se encargan de lavar y acondicionar las calabazas.

Continuó diciendo que, “estamos contentos porque Misión Tacaaglé es un pueblo esclarecido porque hay trabajo en el campo, los productores vienen a nuestra zona desde distintas partes del país para sembrar, producir y brindar mayores oportunidades de trabajo a los formoseños. Esto es muy importante, principalmente en este momento con el cambio de gobierno nacional, con la vuelta del justicialismo, vamos a estar mucho mejor”.

Bajo la jurisdicción de Misión Tacaaglé, en la colonia Apayerey, Sixto Zabala un pequeño productor presentó su parcela en producción. “Este zapallo es producto del trabajo diario junto con el apoyo del gobierno provincial que siempre está acompañando con lo que se necesita para avanzar”. Describió que están arrancando con la cosecha obteniendo rindes que superan los 12 mil kilos en una parcela de zapallos, y tienen otra de calabazas que en los próximos días estarán iniciando la zafra tambien con muy buenas perspectivas en rindes. Asimismo, destacó que la venta va muy bien con muy buenos precios.

En esa línea, Blas Leguizamón, chacarero desde los 7 años, habló de los buenos precios explicando cómo influyó el contexto, “en las demás provincias productoras de cucurbitáceas no tuvieron el acompañamiento del clima para desarrollar su producción. Esta situación continúa e influye en gran medida en los resultados y permite hoy a los productores de Formosa obtener buenos precios en la primicia y mantenerlo en cada cargamento”. Su chacra es un ejemplo de la diversificación productiva, “siempre sembramos maíz, mandioca y hacemos todo lo que es granja y ganadería bovina.

Este año hicimos maíz solo para el consumo de los animales, que ya está teniendo flor y vino muy rendidor. En unas semanas mas lo desgrano y cargo en el silo para conservarlo”. Expresó además que, ”estamos muy contentos porque esto es el fruto del trabajo de toda la familia, sumado al apoyo y acompañamiento del gobierno provincial que en forma constante llega a la chacra con asistencia técnica, con insumos y todo lo que se necesita para producir alimentos de calidad que lleguen a la mesa de los formoseños y de los argentinos”.