Compartir

“Es una barbaridad, muy triste lo que están sufriendo los afiliados al PAMI abandonados por el estado nacional y abarrotando a todo el sistema sanitario provincial”, expuso el ministro de Desarrollo Humano José Luis Decima.

Al acompañar a directores y jefes de servicios médicos en la entrega de nuevos equipamientos, sobre todo elementos de ventilación no invasiva, al Hospital Central de Formosa, advirtió el “aporte valioso en este momento muy complejo del país, que en el caso de Formosa y ante una decisión política del doctor (Gildo) Insfrán de no desatender áreas muy sensibles como la salud, se sigue fortaleciendo con todo lo necesario”.

Reprocho que la gestión nacional fue desfinanciado programas de medicamentos, caso el Remediar que proveía remedios de soporte básico para hospitales y centros de salud, agregando que lo propio en cuanto las drogas oncológicas, los destinados a atender afecciones como el chagas. “Progresivamente fueron desapareciendo otros programas muy sensibles como el de Sangre Segura que en este caso desde el inicio mismo de la actual gestión nacional fue desapareciendo”.

“La medicación para el HIV que permitía una barrera muy importante para la propagación de este virus forman parte del extenso listado de medicamentos desatendidos por nación”, sostuvo, y puso como ejemplo que “hasta un elemento muy sencillo pero de enorme valor como el profiláctico ha desaparecido”.

A todo esto, aludió al cese de la remisión de reactivos sumamente importantes para enfermedades como el dengue o chikungunya, entre varios otros que son de sumo valor para el monitoreo.

“El desfinanciamiento está claro, y que con un ministerio de Salud descendido al rango de secretaría quedo visible el abandono a la política sanitaria”, criticó Decima.

De “barbaridad” califico el “abarrotamiento que está sufriendo todo el sistema sanitario provincial por el triste abandono nacional a por ejemplo, afiliados al PAMI”.

Aludió a los miles de afiliados a la obra social nacional en la provincia que deben ser atendidos solo por dos efectores en Formosa, completamientos insuficientes, con lo cual “es la provincia quien debe proveerles de medicamentos, prótesis, internaciones altamente costosas y otras prestaciones”.

“Y ahora el propio presidente proclama su propuesta de hacer todo mucho más rápido, profundizar todo este tremendo ajuste, es decir que lo poco que existe directamente desaparecerá. Cuatro años más de esta gente en el poder hará que provincias como Formosa  abandonadas por este estado centralista, pasara a ser una suerte de fracción dentro de su proyecto de regionalización”, concluyo acentuando su recriminación.