Compartir

La Fiscal de Estado, Stella Zabala de Copes, califico de “ejemplificador” el fallo de hasta 12 años de prisión por narcotráfico recaído en miembros de la familia Bareiro, entre ellos Pedro que era funcionario público y se conducía en una camionera oficial donde fue hallada la droga en el año 2016.

Ante todo, la Fiscal considero de “extrema gravedad tratar de relacionar al estado encubriendo un delito de esta magnitud”, aunque entendió que quienes afirmaron esto lo hicieron con “clara y maliciosa intencionalidad”.

Recordó que “ha sido la provincia a través de la Fiscalía de estado quien pidió ser querellante en esta causa, sobre todo por el interés real y concreto en que el hecho se dilucide y que se castigue con todo el peso de la ley al o los responsables del delito”. Explico que “para constituirnos en querellante tuvimos que llegar apelando a la Cámara Federal del Chaco, que nos otorgo la razón y nos permitió ser parte en esta causa que nos genero enorme preocupación ante el calibre del delito y el interés en apartar a todo funcionario involucrado en el mismo”.

“Como querellante se pidió medidas de prueba, se controlo el procedimiento, se hizo una requisitoria fiscal, y llegado el caso pedimos que se impute a determinada persona. Solicitamos que se imputara por peculado, incumplimiento de los deberes de funcionario público, por contrabando y tráfico de estupefacientes. Incluso solicitamos una pena de 13 años de prisión para Bareiro, el máximo previsto por la ley”.

Considero “lógica la preocupación del estado, además de la obligación que nos cabía, ya que se trataba de una persona que detentaba el carácter de funcionario público provincial desde el año 1991 y se desplazaba en un vehículo oficial”.

Zabala de Copes evoco que “esta persona fue apartada e de inmediato de la administración pública y esta Fiscalía de Estado fue instruida por el titular del Poder Ejecutivo desde un principio en ponerse a disposición de la justicia para que este delito de extrema gravedad quede resuelto”.

“Es un fallo realmente ejemplificador el que dispuso la justicia, y lo decimos como participes en todas las instancias del proceso, incluso al oponernos a la prisión domiciliaria que solicitara el señor Bareiro”. Repitió en que “el principal interés es que si era culpable se lo castigara, ya que no hablábamos de una adicción, sino de un tráfico en una camioneta oficial”.

Concluyo enfática en que “hay una decisión política de tolerancia cero al narcotráfico, es una lucha en todos los frentes, así que un hecho de esta magnitud nos demando una actitud firme y sin concesiones de ninguna naturaleza”.