Compartir

La senadora Graciela De la Rosa (Formosa-FPV), víctima de la represión militar, reflexionó sobre el golpe de Estado de 1976 y su implicancia para la vida institucional, política, social y económica del país. Consideró que el golpe fue una “bisagra” en la vida de los argentinos.

“Es un día de reflexión de los argentinos, en un día que creo que es bisagra en la historia, porque si bien veníamos con sucesivos golpes de Estado que los sufrieron Irigoyen y Perón, y nosotros como niños, pero fue bisagra porque fue muy cruento, con miles de desaparecidos y con la implementación de un plan sistemático para hacer desaparecer a las personas, con torturas, muertes, fusilamiento que vivimos en carne propia, con niños nacidos en cautiverio y luego dado a las familias, con mujeres y niños tirados desde aviones” recordó.

Dijo que “Fue la implementación de un plan sistemático en lo económico y social que puso fin a una historia argentina, si nosotros tomamos los valores de pobreza e indigencia previos al golpe, no tienen nada que ver con lo que después sufrió la Argentina.

Una política económica hecha a sangre y fuego, para estos sectores económicos y sociales  que siempre jugaron en contra del país y se enriquecieron durante años y años, en la histórica lucha de liberación e independencia”.

Además “La implementación de un plan económico con la apertura indiscriminada de la economía, una dolarización creciente y el incremento de la deuda externa con 45 mil millones de dólares, tan importante que fue una cuestión que debió resolverse en los periodos democráticos”.

Dijo De La Rosa que “A partir de ese golpe tan cruento la argentina siempre luchó por retomar la democracia a veces pasivamente, en las calles, como las madres y abuelas de Plaza de Mayo, las mujeres no bajaron los brazos, las madres salieron a buscarnos, por eso estamos vivas. Los hombres acompañaron siempre, pero las mujeres fueron al frente”.

“La memoria histórica de los argentinos está latente, el 24 de marzo es muy especial, la verdad y justicia, de eso se trata, hay que luchar sin pausa, más aún cuando vivimos momentos tan difíciles como los de ahora” añadió.

Su historia personal

Recordó De la Rosa que ella era estudiante de ciencias económicas en Resistencia (Chaco) y miembro de la JUP (Juventud Universitaria Peronista) y junto a su compañero Patricio Tierno “fuimos detenidos en mayo de 1976. El argumento fue la represión terrible donde cualquiera que se podía oponer a los designios de esa junta militar fue muerto, desaparecido, torturado, y en el mejor de los casos exiliado”.

Recordó que “Nos detuvieron como a muchos peronistas de la universidad, fueron miles y miles que tuvimos que pasar por tortura y represión, en cárceles, una de las cosas más impactantes fue el fusilamiento de Patricio el 13 de diciembre de 1976 en un acto que ya fue juzgado. La Argentina es un país modelo en los derechos humanos que son políticas de Estado”.

Actualmente De la Rosa es testigo en juicios por delitos de lesa humanidad, y adelantó que los mismos continuarán contra militares este año, en el Chaco.