De la Rosa expuso su preocupación por el “relato de un país inexistente”

Compartir

La Auditora General de la Nación, Graciela De la Rosa, expuso la preocupación por el escenario actual del país y su impacto negativo en el común de la gente. Al mismo tiempo, destaco que severa crisis como la actual cobra mayor valor una Formosa “desendeudada, con autonomía y equilibrio financiero”.

“Es muy preocupante lo que está pasando en el país, sobre todo por la incidencia que tiene en el bolsillo de cada uno de los argentinos, tema que parece que el equipo económico no toma en cuenta”, afirmo, para señalar que “el equipo de (ministro de Hacienda Nicolás) Duvjone afirma que la inflación está bajando no tanto como quisieran, y nada que ver. Hay una descripción de un país inexistente, se trata de un relato muy diferente al ajuste sobre la gente”.

Opino que “cuando decimos que el dólar está corriendo de esta manera tan acelerada, eso sí o si va a precios. Quizás en otros países no, pero en el nuestro mas tarde o más temprano va directamente a precios, y es algo que lo sentimos cuando cargamos combustibles o vamos a los supermercados y vemos las subas”.

Incluso afirmo que “el dato del 2.1 de inflación dado por el Indec no es creíble. Muchos de los economistas descreen que esa sea la inflación, sobre todo debemos decir que la canasta de consumo básico de los argentinos es mucho más que eso. Los alimentos han aumentado de forma extraordinaria y lo seguirá haciendo en sintonía con la suba del dólar, por lo que su comportamiento no solo preocupa a los ahorristas en pesos”.

Para de la Rosa “Argentina es un país casi bi-monetario, porque producto de las sucesivas crisis económicas la gente se refugia en el dólar. Además las empresas argentinas elaboran su esquema costo-beneficio en función del dólar, cosa que no ocurre en otros países, caso Bolivia donde tiene una paridad con dólar desde el 2006”.

Considero “mucho” escaladas de dos pesos en un día de la moneda norteamericana, sosteniendo que “es una crisis la que estamos pasando y bastante similar a otras que se han dado en el país. Es una crisis de deuda externa, la “ayuda” del FMI al gobierno nacional es a fin de que no ingresemos nuevamente en un default”, afirmando que “este gobierno endeudo al país en niveles nunca vistos en la historia económica argentina”.