Defensa al Consumidor decomisó más de 180 kilogramos de mercadería en mal estado de un autoservicio

Compartir

El comercio fue clausurado

Por medio del trabajo de inspecciones diarias que despliega la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario, se logró dar cuenta de un comercio que disponía de mercadería vencida y malas condiciones de conservación de los alimentos dispuestos para la venta, por lo que se procedió al secuestro de la misma y posterior clausura del comercio.

Desde el organismo detallaron que se trata de un comercio ubicado sobre la calle Jujuy al 1.600 de la ciudad de Formosa, en el que  luego de  verificar las góndolas, depósito y la cámara de frio en malas condiciones, se constató la presencia de gran cantidad de mercadería no apta para el consumo, así como olor nauseabundo, y consecuente contaminación cruzada de alimentos, poniendo en riesgo la salud de los consumidores.

En ese sentido, detallaron que se decomisó un total de más de 180 kilogramos de productos de los rubros lácteos tales como yogurt, quesos y leche; así también fiambres, levadura prensada, gaseosas, que se encontraban vencidos y dispuestos para la venta en góndola y en depósito.

A consecuencia de dicha situación y como autoridad local de aplicación de la Ley Nº 24.240 de Defensa al Consumidor y en base al artículo nº 10 inciso c) de la Ley Nº 1.480 de Procedimiento Administrativo en el que se menciona que la clausura del establecimiento, cuando exista un actual o inminente peligro para la salud o seguridad de la población; se procedió a la clausura preventiva del local comercial por el lapso de 72 horas, sujeto a modificaciones.

Reiterando además algunas recomendaciones a todos los formoseños que al momento de elegir un producto para el consumo, fundamentalmente alimentos envasados, controlar que el mismo se encuentre dentro del plazo seguro establecido como fecha de vencimiento, su envase no este dañado, alterado en su forma o contenido. Más aún si se tratare de un producto envasado de los denominados frescos, que además deben almacenarse a la temperatura adecuada y no cortarse la cadena de frio. Todas estas cuestiones, no menores, ya que su no cumplimiento afecta directamente a la salud.

En este marco destacaron que pese al contexto sanitario que atraviesa la provincia, los controles diarios de fiscalización no disminuyeron, sino que bajo premisas del Gobierno Provincial, se reforzó la labor para cuidar la salud de los formoseños, y garantizar el acceso de los consumidores a los alimentos en óptimas condiciones a precios establecidos.