Compartir

Del mismo modo trabajan de forma intensiva para combatir la propagación de vinchucas con el fin de evitar el mal de chagas.

En diálogo con AGENFOR, el jefe del Departamento de Control de Vectores y Zoonosis del Ministerio de Desarrollo Humano, Alejandro Romero, brindó detalles acerca de las tareas que llevan adelante para mitigar el flagelo del dengue y las chagas en toda la provincia de Formosa.

“Las acciones de control del mosquito Aedes aegypti continúan durante todo el año, más aún en esta estación verano, propicia para la proliferación del mosquito a través de las lluvias y las altas temperaturas y humedad que estamos teniendo”, indicó.

En ese sentido, detalló que, durante todo el año, se hizo un trabajo muy importante de descacharrizado en forma conjunta con la Dirección de Vialidad Provincial; y ahora, a través de los equipos de trabajo, se lleva a cabo una acción intensificada, sobre todo de control de focos.

“Es decir, el trabajo orientado principalmente hacia la eliminación, tratamiento o neutralización de aquellos que puedan comportarse como reservorios de los mosquitos, ya sea botellas, vasos, tapas de gaseosa, tanques que no están bien tapados, hacen el tratamiento correspondiente a fin de eliminar las larvas que son las formas inmaduras de estos mosquitos, que al cabo de una semana o menos ya tenemos el mosquito adulto que está transmitiendo el dengue”, explicó.

Y añadió: “Así que es importante el trabajo que se realiza tanto por el personal en terreno como las tareas de educación, concientización y acompañamiento por parte de los vecinos”.

En esta línea, el funcionario solicitó a los vecinos colaboración “asumiendo una participación muy activa”, en el control de la vivienda, revisando los patios, controlando que no queden al aire libre aquellos recipientes que pueden acumular agua productos de las lluvias frecuentes, chequeando los floreros; y asegurándose que los tanques estén tapados correctamente.

Alejandro Romero

Chagas

En cuanto al mal de chagas, Romero señaló que, en el mes de diciembre, se llevaron tareas de mitigación en el departamento Matacos, más precisamente en la zona rural en la periferia de Ingeniero Juárez.

“Se está trabajando en afianzar las actividades de control vectorial realizadas con anterioridad, visitando más casas, detectándolas positivas y haciéndole el tratamiento químico correspondiente, porque estamos en zona en vigilancia, es decir, que ya ha sido trabajada anteriormente y estas actividades están tendientes a evitar la redistribución de las vinchucas en las casas”, manifestó.

Por otro lado, precisó que también se completaron acciones de tratamiento químico en el departamento Bermejo, a través del abordaje vectorial de dos áreas programáticas: Guadalcazar y Lamadrid.

“En el primero hemos trabajado principalmente para culminar la segunda etapa en lo que es zona rural correspondiente a Rio Muerto, Puerto Irigoyen y todos los puestos rurales de la zona”, argumentó.

Y resaltó: “Es muy importante lo que se hace desde el punto de salud pública porque se puede llegar a población que se encuentran a kilómetros de distancia alejados de las zonas urbanas y de los centros de salud para dar respuesta y asegurarnos de cuidar la salud de nuestra población”.

Por último, el titular de Zoonosis se refirió a los resultados de estas tareas que calificó como “muy buenos” y fundamentó: “porque nos aseguramos de tener las viviendas libres de vinchucas o, en caso que se detecten vinchucas, se procede a su eliminación a través del tratamiento químico correspondiente que hace en el interior y exterior de la casa, así también en los elementos que se encuentran dentro de las casas”.