Compartir

En esta oportunidad la charla tuvo lugar en el comedor “Mitaí Kullay”, ubicado en el barrio Urbanización España, al que asisten niños y adultos  de distintas edades, a quienes se brindaron detalladamente las medidas que deben cumplirse diariamente en las casas para evitar la presencia del mosquito que transmite la enfermedad, el Aedes aegypti.

Entre las recomendaciones, el equipo insistió en la “eliminación de todos los objetos o pedazos que puedan convertirse en criaderos de mosquitos”, es decir en todos los espacios que forman paredes con forma ahuecada, contengan agua limpia quieta y estén a la sombre; describiéndolos como “los sitios ideales que esta especie elige para depositar sus huevos y reproducirse”.

Y fueron mencionados algunos de los recipientes más apropiados para ser criaderos: latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados, partes de juguetes y otros de parecidos  y que generalmente “los encontramos en los patios, veredas, calles, terrenos baldíos, plazas, canchitas del barrio”- explicaron, asegurando al mismo tiempo que “debemos cuidar nuestras casas y patios” pero también “otros lugares que usamos todos”.

Asimismo, los presentes aprendieron como evitar picaduras por medio de la aplicación de repelentes cada dos o tres horas “sobre todo para estar al aire libre en las primeras horas del día y en el atardecer porque son los momentos en los que el mosquito circula más porque aprovecha para alimentarse mediante la picadura”.

Igualmente, se explicó que pueden “colocarse telas mosqueras en puertas y ventanas para evitar el ingreso de los mosquitos y de otros insectos a las viviendas”. También utilizar mosquiteros y aplicar en los ambientes con los debidos cuidados los insecticidas de uso doméstico en forma de spray o aerosol, espirales o tabletas matamosquitos.