Compartir

Teniendo en cuenta que el insecto que transmite la enfermedad, continúa su actividad con bajas temperaturas.

El Ministerio de Desarrollo Humano recuerda que el dengue es una enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti, cuando pica primero a una persona enferma y luego a otra sana, transmitiéndole así el virus. 

Esta especie de mosquito, busca vivir en las casas. Se aloja en los objetos (o restos de los mismos) que tienen forma ahuecada, con paredes y acumulan agua limpia en su interior (de lluvia o de red). Elige preferentemente los que se encuentran en lugares frescos a la sombra, donde pone sus huevos y así se reproduce en nuevos mosquitos. 

Por eso, es fundamental cumplir con las medidas destinadas a la prevención, las cuales se basan especialmente en dos pilares: el control de focos (criaderos), con el tratamiento adecuado de recipientes y evitar las picaduras.

En ese sentido, desde el Departamento de Control de Vectores y Zoonosis de la cartera de salud provincial, reiteraron la importancia de no abandonar la lucha contra el dengue a pesar de la llegada de los días más frescos y fríos, teniendo en cuenta que el mosquito vector de la enfermedad, el aedes aegyptis, sigue poniendo sus huevos si encuentra recipientes adecuados para su reproducción.

El control de focos es una medida esencial para combatir la enfermedad. Se pide a los vecinos que realicen día a día, el tratamiento adecuado de los recipientes que puedan servirle al mosquito de criadero “eliminándolos cuando no se utilizan; colocándolos boca abajo o bajo techo cuando son de utilidad, o tapándolos cuando, por ejemplo, se usan para juntar agua”, puntualizaron.

Tarea diaria

“Es importante que cada vecino cumpla con las medidas de prevención. No debemos pensar que las fumigaciones son la solución. Si bien ayudan a matar los mosquitos que llegan al estado adulto, lo primordial está en trabajar en las casas para evitar que se formen criaderos y controlarlos, para que no haya cada día más mosquitos”, insistieron.

“Les pedimos que no bajen los brazos a pesar de estos días más fríos. Revisen el interior de las viviendas, los patios y alrededores para hacer en cada rincón el cuidado necesario, ya sea limpiando, ordenando o desechando, porque es la única manera de que no se formen criaderos de mosquitos”, agregaron. 

Eliminar las larvas

Reiteraron que el uso del larvicida que entregan los brigadistas de manera gratuita cuando visitan las casas, es muy efectivo para el control de focos. Debe aplicarse, según las instrucciones e indicaciones “por ejemplo, en los recipientes que se usan para juntar agua, pero no pueden taparse ni eliminarse”. 

Además, garantizaron que puede usarse en otros lugares “porque no es perjudicial para los humanos ni para las mascotas”. Por ejemplo, en rejillas y sumideros, neumáticos, bebederos de animales, floreros, cubetas de dispenser, portamacetas, canaletas y piletas de lona, entre otros “siempre siguiendo las instrucciones de los brigadistas sanitarios”.