Compartir

En toda la provincia difunden acciones preventivas mediante el diálogo con los vecinos

Como cada semana, el Gobierno de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, en conjunto con otros organismos estatales, fortalece las tareas destinadas a la prevención del dengue, tanto en la capital como en el interior.

Dichas acciones radican, principalmente, en evitar la presencia del mosquito Aedes aegypti en el ambiente vector que transmite la enfermedad y que elige, para vivir, poner sus huevos y reproducirse, los recipientes que se encuentran en las viviendas y sus alrededores; que tienen  forma ahuecada, con paredes, y que en su interior acumulan agua.

En tal sentido, con las visitas casa por casa, basadas en un cronograma semanal, sigue el trabajo diario de las brigadas sanitarias, centrado en el control de los focos de criaderos, las instrucciones precisas sobre el uso del larvicida y el repelente, además de la difusión de las otras medidas de prevención que deben acompañar a la lucha contra esta enfermedad.

De este modo, durante la semana, los operadores trabajaron simultáneamente en distintos barrios de las localidades de: Pirané, El Colorado, Villa Dos Trece, Clorinda, Las Lomitas, Laguna Blanca, Ingeniero Juárez, entre otras. 

En tanto que, en la capital provincial las labores se desarrollaron en los barrios: Virgen del Rosario, La Alborada, Hipólito Irigoyen, El Palomar, Independencia, Don Bosco, Villa Hermosa, Liborsi, Juan Domingo Perón, Villa Lourdes, Vial, La Floresta, Libertad, Venezuela, Jardines de Formosa, 2 de Abril, La Paz, San José Obrero, El Resguardo, 7 de Noviembre, Covifol, Guadalupe y Parque Urbano.  

Desde la jefatura del Departamento de Control de Vectores y Zoonosis, de la cartera de salud provincial, recordaron que las labores abarcan: el descacharrizado grueso -recolección de objetos de gran porte-, el descacharrizado fino -eliminación de recipientes y restos de tamaño mediano y pequeños que puedan convertirse en criaderos de mosquitos-.

El control de focos comprende la eliminación de objetos y, en los casos necesarios, “cuando son recipientes que no pueden desecharse porque, por ejemplo, se utilizan para acopiar agua: tanques, cisternas, aljibes, cántaros y otros, entonces se procede a la neutralización a través del uso del larvicida”, explicaron los técnicos especializados.

Cabe señalarse que, el uso adecuado del larvicida, solución que se utiliza para matar a las larvas del mosquito para que no llegue a la fase adulta -cuando tiene alas y pica-, es explicada “de manera detallada a los vecinos, para que sepan cómo se aplica, cada cuántos días y en qué cantidad para que sea lo más efectivo posible”.