SONY DSC
Compartir

Clorinda, Laguna Blanca, Los Chiriguanos, Ingeniero Juárez, Las Lomitas y El Chorro recibirán refuerzo de las brigadas sanitarias para evitar la reproducción de mosquitos

Este miércoles, las brigadas sanitarias dependientes del ministerio de Desarrollo Humano de la provincia continuarán con la prevención del dengue, zika y chikungunya, teniendo en cuenta las recientes lluvias que afectaron a gran parte del interior provincial.

De esta forma, Clorinda, Laguna Blanca, Los Chiriguanos, Ingeniero Juárez, Las Lomitas y El Chorro serán escenario de tareas de fumigación espacial y domiciliarias, trabajos que incluyen entrega gratuita de repelentes e información útil.

El dengue, chikungunya y zika se transmiten por la picadura del mosquito aedes aegypti. Cuando este tipo de mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de alguna de estas enfermedades y luego pica a otras personas, les transmite esta enfermedad. El zika también se transmite a través de relaciones sexuales.

La medida más efectiva para la prevención es eliminar de todos los objetos que sirven de criaderos al mosquito y también evitar sus picaduras. En el caso del zika, es importante utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales.

Cualquier recipiente que acumule agua en una casa puede convertirse en un criadero para el mosquito que transmite el dengue, chikungunya y zika. Por eso es importante eliminarlos.

El Aedes aegypti tiene distintas etapas de desarrollo: los huevos, las larvas, las pupas y los mosquitos adultos. Estas distintas etapas pueden transcurrir dentro del hogar. En los ambientes silvestres, no se hallan criaderos de este mosquito.

Se crían en lugares sombríos y húmedos. Los sitios oscuros aseguran que el agua de los recipientes no sobrepase ciertas temperaturas que serían letales para los huevos, larvas y pupas. Los adultos requieren de humedad para sobrevivir mayor tiempo, así los recipientes con agua proporcionan un ambiente ideal para el Aedes aegypti.

Cualquier recipiente capaz de acumular agua puede convertirse en un criadero pero algunos pueden producir gran cantidad de mosquitos. Por ejemplo, las cubiertas de automóviles son excelentes criaderos tanto por su forma (que impide volcar el agua), su material (aislante) y su color oscuro que permite mantener la temperatura adecuada para el desarrollo del mosquito.