Compartir

Con controles gratuitos en los hospitales de la ciudad y una fuerte concientización respecto a las medidas para prevenir la enfermedad.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano se recuerda, a la comunidad, que desde el 16 hasta el 19 de noviembre tiene lugar la campaña nacional denominada «Semana de Prevención del Cáncer de Piel”, destinada a concientizar a las personas sobre la importancia de los cuidados para prevenir esta enfermedad, además de promover la consulta y los controles para detectarla tempranamente.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común. Se produce por el crecimiento anormal de las células. Suele desarrollarse en la piel expuesta al sol, pero también puede ocurrir en zonas que no están expuestas a la luz solar (dentro de la boca, nariz, oídos, uñas, cuero cabelludo, entre otras).

Una de sus principales causas es la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) del sol y a las camas solares. Sin embargo, otro de los factores son los antecedentes hereditarios, es decir, tener familiares que hayan desarrollado la enfermedad.

Los rayos UV causan daño a las células de la piel cuando no está protegida adecuadamente. A corto plazo, esto puede provocar una quemadura solar. Además, estos rayos se acumulan con el tiempo, causando cambios en la textura de la piel, envejecimiento prematuro y, a veces, cáncer de piel.

Existen tres tipos principales de este cáncer: el carcinoma de células escamosas, el carcinoma de células basales y melanoma, siendo este último, el  menos frecuente, pero  el más invasivo y más probable que se disemine a otras partes del cuerpo.

Desde el servicio de dermatología del hospital Central, señalaron que la prevención del cáncer de piel se lleva adelante durante todo el año y que, en esta semana, “se acentúa con la finalidad de difundir el mensaje de la importancia de prevenir y de hacerse los controles rápidamente, frente a cualquier anormalidad o lesión en la piel, para que este mensaje llegue a la mayor cantidad de personas posible”.

En este marco, el servicio está disponible para la atención de lunes a viernes, de 8 a 16 horas, en horario de corrido. “Somos cinco especialistas dermatólogos que cubrimos todos los días en distintos horarios, en el consultorio 8. Las personas solo tienen que acercarse al hospital y solicitar el turno correspondiente”.

Consejos

En relación a las recomendaciones, insistieron en que “estamos en un lugar geográfico, cerca del trópico de capricornio, en el que los rayos solares tienen mayor incidencia. Por lo tanto, es imprescindible cumplir con los cuidados para disminuir los riesgos”.

En primer término aconsejaron evitar exponerse al sol entre las 10 y las 17 horas. “Además, deben utilizar protector solar sobre la piel expuesta al sol y reponerlo cada 2 o 3 horas. Actualmente, recomendamos que sea con factor de protección 80 en adelante para todos en general”. Y en el caso de personas de color piel muy clara y sensible o los bebés “el factor de protección debe ser desde 100 en adelante, porque son los más propensos a ser afectados”.

Sobre lo anterior ampliaron que los rayos se reflejan también a través “del asfalto, de los vidrios, del agua y debemos tenerlo en cuenta a la hora de protegernos”. Aconsejaron que las cremas protectoras sean adquiridas en farmacias “para asegurarnos que sean de buena calidad”, y explicaron que para comprobar la calidad “podemos colocarnos el protector en una parte de la piel, por ejemplo el brazo, y ponerlo al sol. Si sentimos frío, es porque es bueno”.

En el caso de exposiciones que no puedan evitarse, por ejemplo para quienes trabajan al sol, sobre todo en horarios no recomendados, entre las 10 y las 17 horas, indicaron “cubrirse la mayor parte del cuerpo con ropas largas, cubrirse la cabeza con sombrero de ala ancha, usar calzado adecuado y cubrirse las manos. También usar anteojos con filtro UV”. 

Signos de alarma

“Tenemos que presentar especial atención a los lunares. Si pican, duelen, tienen cambios en el color y la forma o sangran, debemos hacer la consulta inmediata. No debemos minimizar ni dejar pasar el tiempo. Lo mismo, con cualquier otra lesión o alteración que advertimos en alguna parte de la piel de nuestro cuerpo, aunque fuera dentro de la boca, nariz, oídos, y otros lugares no expuestos al sol”, enfatizaron.

Reiteraron que, ante cualquiera de estos síntomas, se puede acudir al servicio de dermatología del hospital Central. “El abordaje es integral y totalmente gratuito. Desde la atención, los estudios y el tratamiento”.

“No siempre las lesiones son malignas. Por eso es esencial hacer la consulta, ya sea para descartar que sea un carcinoma o, bien, para detectarlo lo más tempranamente posible, y que el tratamiento sea lo menos invasivo y lo más exitoso”, concluyeron.