Compartir

Así lo informó mediante una carta documento donde íntima al Ministerio de Desarrollo Humano la provincia a no prestar más ese vital servicio a los abuelos afiliados

En una carta documento con fecha 21 de febrero de 2017, el contador público Diego Dos Santos, en carácter de director ejecutivo de la Unidad de Gestión Local XXIII del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI) informó que a partir del 1 de marzo de 2017 la salud pública deberá dejar de prestar servicios de “Traslados, urgencias y domicilio” y “Emergencias y urgencias”.

En el escrito, Dos Santos alega que mediante resolución N° 2467/DE/16 se adjudicó la licitación pública 56/16 para el servicio de urgencias y médicas, y traslados programados para asistir a afiliados del Instituto, cuyos adjudicatarios comenzarán a prestar servicios a partir de marzo.

Impedimento

En consecuencia, la cartera provincial de Salud comunica a los afiliados del PAMI y a la comunidad en general que luego de esta intimación se verán impedidos a brindar tan importante servicio a los formoseños.

Desde el área de Salud pública consideraron que “se trata de una medida arbitraria que obedece a intereses mezquinos y que no tiene en cuenta la salud de los abuelos, siendo que en un caso de emergencia el servicio del SIPEC es garantía de sobrevida en caso de ser necesario”.

Por último, aclararon y recordaron a la población el “compromiso del equipo de salud pública y de cada área que depende del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia para con los formoseños, señalando que esta medida fue impuesta por el PAMI Formosa”.