Destacan significativos avances de las comunidades aborígenes en Formosa

Compartir

“En ninguna provincia argentina hay un tratamiento y una atención en cuanto a lo que es el tema aborigen como en Formosa”, subrayó el director del Instituto de Comunidades Aborígenes (ICA), Esteban Ramírez.

Así lo manifestó durante el acto formal de asunción de los nuevos directores del Instituto, los cuales fueron electos el 22 de septiembre último, en comicios donde participó más del 60% del padrón de cada comunidad, destacó el funcionario.

De esta manera, fueron puestos en funciones por el ministro de la Comunidad, el doctor Aníbal Gómez, los directores Pablo Sosa (etnia toba), Mariano Pérez (wichí) y Ramona Giménez (pilagá).

“Se trató de un acto más que se viene repitiendo desde la sanción y promulgación de la Ley 426 del año 1985”, hizo notar Ramírez, marcando que “es un hecho muy importante porque muestra la participación de todas las comunidades en la elección de sus autoridades, que son las que realmente representan a todas las comunidades que los han votado en elecciones libres”.

Puso de relieve que “desde 1985 a la fecha hubo un progreso impresionante en todos los pueblos de la provincia de Formosa y por supuesto también en las comunidades aborígenes. Se concretaron obras de pavimento, rutas, caminos que llegan a los lugares más alejados de la provincia, entre otras”.

“Además, a través de esa ley que fue la primera que reconoció los derechos de los pueblos originarios, se produjo el reconocimiento a la educación, la salud, a la propiedad de la tierra, por lo cual se les otorgaron títulos comunitarios, lo que fue un instituto jurídico revolucionario para esa época porque en ese tiempo no había una ley nacional que tratara el tema de los aborígenes”, señaló.

Apuntó que en lo sanitario “tenemos hospitales y centros de salud, médicos, enfermeros, agentes sanitarios y parteras tradicionales que atienden en la atención primaria de las comunidades”, en tanto que en educación “contamos con escuelas, colegios y establecimientos equipados con los últimos adelantos tecnológicos, donde pueden ir los chicos del jardín, la primaria, la secundaria, agrotécnicas e institutos terciarios, donde trabajan profesionales, docentes y maestros MEMA (modalidad aborigen)”.

Progresos

“En la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) se están recibiendo muchos chicos aborígenes en las distintas carreras”, resaltó el titular del ICA, apreciando que “hay distintos profesionales que ya se graduaron y están ahora volcando sus conocimientos en sus respectivas comunidades”.

Consideró ello como muy importante, teniendo en cuenta que “el expresidente Mauricio Macri decía que la gente ‘se cae’ en la educación pública y que la exgobernadora bonaerense (María Eugenia) Vidal preguntaba para qué se iban a hacer Universidades si los pobres no estudiaban”.

“En Formosa podemos desmentir totalmente eso porque hay muchos chicos wichí, pilagá y toba que se están recibiendo en la Universidad pública de Formosa, así como del Instituto Universitario Formosa (IUF) que está en Laguna Blanca, donde se recibió el primer ingeniero en Agronegocios del país”, ponderó.

Asimismo, mencionó también lo productivo, remarcando que “tenemos agricultura, ganadería, apicultura, artesanías, etcétera, lo cual avanzó notablemente porque hay comunidades como Campo del Cielo, El Quebracho o El Chorro con participación en los remates ganaderos, es decir que han trabajado muy bien”.

“Todo ello es un paso muy importante, fundamental –acentuó Ramírez-. Está demostrando que con políticas públicas implementadas por el gobernador Gildo Insfrán, en el marco del Modelo Formoseño, se pueden conseguir estas cosas que a nivel nacional el Gobierno anterior decían que eran imposibles”.

Para finalizar, contundente, manifestó que “en ninguna provincia argentina hay un tratamiento y una atención en cuanto a lo que es el tema aborigen como en Formosa, desde donde nos sentimos orgullosos de poder mostrar todo esto al país”.