Compartir

Este 17 de noviembre se conmemora el día de la Militancia Peronista, en honor a miles de militantes, anónimos muchos, que lucharon incansablemente para lograr el retorno del General Juan Domingo Perón, quien después de 18 años volvía de su injusto exilio.

 Laconsigna “Lucha y Vuelve” daba su fruto, y la resistencia peronista llegaba a su fin, para empezar la reconstrucción de  la Patria.

Alejandro Lanusse, había dicho: “…no voy a admitir que corran más a ningún argentino diciendo que Perón no viene porque no puede. Permitiré que digan: porque no quiere; pero en mi fuero íntimo diré: porque no le da el cuero para venir”.

Que le dé o no el cuero a alguien significa que puede afrontar con chances de éxito o no un emprendimiento. Aquí el cuero es una simple alusión al cuerpo, pero a veces también significa talento, temperamento, agallas o potencial.

El 15 de agosto, desde Madrid, el delegado personal de Perón, doctor Héctor J. Cámpora, anunció que el General volvería a la Argentina antes de fin de año, una vez más, Juan Domingo Perón, dejo en claro que tenía las agallas para volver y continuar con la lucha de una patria justa, libre y soberana.

Perón vuelve a la Argentina y con el regresa la esperanza de poder reconstruir la Patria grande con la que San Martin soñó.

Durante mucho tiempo, sectores de la sociedad, ligados al imperialismo colonial, buscaron eliminar de la Argentina el pensamiento Nacional y Popular, ese pensamiento que responde a una línea histórica que naciera con San Martin, continuara con Rosas, Irigoyen y lo profundizara Juan Domingo Perón, una corriente ideológica que toma de la Doctrina Social de la Iglesia principios filosóficos que aportan a la construcción de un movimiento profundamente cristiano y humanista.

Este pensamiento fue y es el punto blanco de aquellos que quieren la política al servicio de la economía, y no a estas dos al servicio del pueblo, desaparecidos, muertes, golpes de Estado, proscripción, campañas mediáticas y ahora campañas judiciales, fueron y son las herramientas para intentar aniquilar la idea de un proyecto de país que tenga al hombre de carne y hueso como centro de decisión política.

A esta línea histórica que hacíamos mención en párrafos anteriores, se suma GildoInsfran, fiel soldado del pensamiento nacional y popular, ejecutor de la transformación de su pueblo, pero el dato relevante hoy, es que GildoInsfran es el Peronista Victorioso, quien nunca perdió una elección, mas siempre gano por amplio margen. Hoy, es el único que tiene la autoridad política para reconstruir el peronismo y para que lo más pronto posible un peronista vuelva a sentarse en el sillón presidencial.

Sus victorias, sus convicciones, su lealtad a su pueblo y la de su pueblo con él, su liderazgo y su vigencia política, lo han convertido en el nuevo “punto blanco” de los anti-patrias, quienes ya no necesitan las armas, con ejércitos en los medios hegemónicos de comunicación y en el poder judicial. Hoy la mira esta puesta en él, saben que en las urnas no se le puede vencer, piensan que con ataques mediáticos lo harán, pero tampoco podrán.

Los tiempos cambiaron y con ello, la forma en la que atacan los delegados del imperialismo.

Así como se instaló el “Lucha y Vuelve” hoy la militancia peronista exclama el “lucha y resiste”. La militancia por la Argentina y Latinoamérica es hoy, con ardor, con patriotismo, con el fuego de la juventud… En paz como nos enseñaron nuestros conductores, pero valiente y fervorosamente.

Este no es un 17 de noviembre más, hoy es el día para reafirmar nuestro compromiso, multiplicar la militancia, y unidos, organizados y solidarios, defender a Formosa, que eso significa, defender a Gildo Insfran.