Día Mundial de la Obesidad: el Estado provincial lleva adelante diversos programas para disminuir casos

Raul Ledesma
Compartir

Desde control de peso en los centros de salud hasta intervenciones quirúrgicas en el HAC.

Como cada 4 de marzo, este viernes se conmemora el Día Mundial de la Obesidad, con el objetivo de concientizar a las personas sobre las graves consecuencias que conlleva para el organismo una dieta alta en grasa y azúcares.

La fecha fue convocada por la Federación Mundial de la Obesidad, y sus miembros mundiales.

Al respecto, AGENFOR dialogó con el médico Raúl Ledesma, jefe de enfermedades crónicas no transmisibles, quien brindó detalles acerca de este diagnóstico y las diversas políticas que el Estado provincial lleva a cabo para reducir los casos.

“La obesidad es una enfermedad que va evolucionando durante este último tiempo, entre sobrepeso y obesidad casi el 60% de la población de Argentina tiene este flagelo. Y en este último tiempo, la obesidad fue la que más aumentó, casi un 30% de la última encuesta de factores de riesgo a esta nueva”, explicó.

Y agregó: “Está íntimamente relacionada con las enfermedades crónicas no transmisibles, como, por ejemplo, diabetes o hipertensión arterial. La diabetes ha aumentado también en este último tiempo y probablemente la causa más importante sea la obesidad, como pasa en todo el mundo, y cada vez afecta a poblaciones más jóvenes”.

En ese sentido, el especialista mencionó “algo que se vio en la última encuesta” y es el aumento de obesidad en niños que, según él, tiene que ver con el estilo de vida que llevan.

“Entonces nosotros primero lo que tenemos que decirle a la gente es que la obesidad es una enfermedad, porque el concepto viejo que tenían nuestros abuelos era que uno tenía que ser gordito para estar sano; pero ese no es el concepto, tenemos que erradicarlo, porque si uno está gordito no está sano, tiene una enfermedad y tiene que ir a un especialista, probablemente si es niño un pediatra y después a un nutricionista para que le haga un plan balanceado alimentario para mejorar su condición de vida”, argumentó.

Y otro punto importante, precisó Ledesma, es promover hábitos de vida saludables como el consumo de verduras, frutas, carnes magras y actividad física constante.

En cuanto a los programas que lleva adelante el Gobierno de la Provincia, a través de su área, detalló que ahora cuentan con uno que abarca las enfermedades crónicas no transmisibles, que pudo ser retomado gracias al descenso de casos de coronavirus, porque “nos permite trabajar más intensamente en áreas que habíamos dejado desprotegidas ya que todo el equipo de salud se dedicó fundamentalmente a trabajar sobre COVID”.

“Estamos trabajando en estos espacios en los centros de salud, relevando la cantidad de obesos que tenemos y acercándolos a un programa de asesoramiento con los nutricionistas”, señaló.

Y aclaró: “Creemos que la obesidad debe ser integrada en el primer nivel de atención y por supuesto que tenemos en el Hospital de Alta Complejidad un equipo multidisciplinario de obesidad que ya se encarga de aquellos mórbidos que tienen obesidad grado tres y necesitan ir a cirugía bariátrica, por ejemplo, pero tenemos que tratar de evitar que la gente llegue a esa intervención”.

Por último, el responsable del área, instó a las personas a que concurran a un profesional y se realicen el índice de masa corporal, que es el cálculo a través del cual se mide el peso sobre la altura de la persona.

“Y eso te da una relación, que es lo que permite de alguna forma dividir, de 19 a 25, es normo peso; de 25 a 29 es sobrepeso; y mayor de treinta es obesidad”, fundamentó.

Y agregó: “Hay tres tipos de obesidad: grado uno, dos y tres, que ya sería la mórbida, pero ya son enfermedades muy severas que requieren tratamientos más intensos, como una cirugía bariátrica”.