Compartir

Este 9 de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón, como todos los años el Ministerio de Desarrollo Humano y el Hospital del Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón” se suman a las actividades y campañas de concientización y promoción que se realizan alrededor del mundo.

Tal es así que desde el día 6 hasta el 9 de marzo en el Hospital de Alta Complejidad y el Hospital Central de nuestra ciudad se estará realizando atenciones orientativas, de manera totalmente gratuita a todas las personas que deseen controlarse.

Además el día 9 a las 14 horas se llevará a cabo una charla dirigida a la comunidad en general sobre “Obesidad como factor de riesgo en la Enfermedad Renal” en el Salón Auditorio del HAC.

Cabe mencionar el que Día Mundial del Riñón, se celebra el segundo jueves de marzo de cada año. Los eventos que se desarrollan a nivel mundial tienen como propósito crear conciencia en la población acerca de la prevención de la enfermedad renal, sus factores de riesgo y cómo vivir con esta patología. .

Cada año, la campaña destaca un tema de importancia dentro de la salud renal. En este año, la campaña promueve la educación sobre las consecuencias negativas de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal, destacando la importancia de un estilo de vida saludable y de las políticas sanitarias que hacen accesible una conducta preventiva.

La obesidad es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la enfermedad renal; aumenta la probabilidad de desarrollar los dos factores de riesgo más importantes para la ERC como son la hipertensión arterial y la diabetes; asimismo tiene un impacto directo en el desarrollo esta enfermedad ya que en las personas obesas, los riñones deben filtrar una mayor cantidad de sangre para alcanzar las demandas metabólicas de un mayor peso corporal.

Afortunadamente, tanto la obesidad como la ERC se pueden prevenir. La información acerca de los riesgos que supone la obesidad y los beneficios de un estilo de vida saludable, incluyendo una nutrición adecuada y la actividad física, pueden contribuir en la prevención de la obesidad y la enfermedad renal.

Profesionales a cargo de las actividades explicaron que las atenciones están destinadas a la comunidad en general haciendo mayor hincapié en aquellos pacientes con factores de riesgo en desarrollar la enfermedad renal, como ser personas diabéticas, hipertensas, obesas y pacientes con antecedentes de enfermedades cardiovasculares y ACV.

Además recomiendan solicitar al médico de cabecera, en los chequeos anuales, un monitoreo de la función renal con una ecografía abdominal completa, como forma de prevención.