Día Nacional de Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico

Compartir

En contexto de pandemia instan a la población a acentuar las medidas para evitar la enfermedad

Cada año, en esta fecha conmemora el establecimiento del Día Nacional de Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), a través de la ley 29.926, sancionada en el 2013 para homenajear al Dr. Carlos Arturo Gianantonio, precursor en la lucha contra esta enfermedad, y que tiene por objetivo principal generar conciencia en la comunidad sobre la importancia de su prevención.

Desde la Dirección de Saneamiento, Bromatología y Zoonosis, del Ministerio de Desarrollo Humano provincial, remarcan “en el contexto sanitario que estamos atravesando, debido a la pandemia por COVID-19, la campaña de prevención del SUH, tiene foco en la elaboración de alimentos en el hogar, con el propósito de promover prácticas seguras en la manipulación de alimentos”.

Del mismo modo, apunta a facilitar el acceso a la población a la información correcta y adecuada acerca de las medidas preventivas de la enfermedad, su diagnóstico y tratamiento.

Sobre el SUH

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad endémica que ocasiona 300 y 500 casos anuales en nuestro país. Afecta principalmente a niños y niñas menores de 5 años, y es la principal causa pediátrica de insuficiencia renal aguda y la segunda de insuficiencia renal crónica.

La transmisión de este tipo de bacterias principalmente ocurre por ingerir alimentos contaminados y por el contacto con ganado y su estiércol. También se ha verificado la transmisión directa de persona a persona e indirecta, por ejemplo, por cambio de pañales en jardines de infantes y uso de aguas recreativas.

Medidas para su prevención

que deben adoptarse en el hogar

Entre las recomendaciones fundamentales para prevenir el SUH, destacan: lavarse bien las manos con agua y jabón, después de ir al baño o cambiar pañales y antes de preparar o comer alimentos. También después de tener contacto con animales o su entorno.

Cocinar muy bien las carnes. Prevenir la contaminación cruzada en las áreas de preparación de alimentos lavando bien las manos y desinfectando las superficies, las tablas de cortar y los utensilios después de manipular carne cruda.

En las heladeras, mantener los alimentos crudos separados de los cocidos y de los que están listos para consumirse, colocando estos últimos en los estantes superiores y los crudos en los inferiores, de manera de evitar la contaminación cruzada. Lavar cuidadosamente frutas y verduras especialmente si se consumen crudas (hojas verdes, brotes de alfalfa, rabanito, soja y otros).