Compartir

La mega-región cuatrinacional: Argentina-Paraguay-Bolivia-Brasil, representados por expertos en el monitoreo del cuidado de recursos naturales, se reunieron en esta ciudad en el marco de lo que fue considerado como “Cumbre ambiental” preocupado y ocupado en el Gran Chaco Americano.

El ministro de la Producción y Ambiente, Raúl Quintana fue anfitrión de los destacados visitantes de las naciones vecinas, subrayando el valor de este taller que “nos encuentra trabajando fuerte en la reglamentación de la Ley de Ordenamiento Territorial, una legislación de enorme trascendencia producto de la decisión política del gobernador (Gildo) Insfrán y que nos permite saber la Formosa que dejaremos a las próximas generaciones”

“Esto nos demanda trabajar en consecuencia, desde su reglamentación y sobre todo nutriéndonos de las experiencias en otras partes del mundo”, explicó, para lo cual entendió que “las diferentes organizaciones que son parte del Gran Chaco Americano, de Bolivia, Paraguay, Brasil y Argentina que eligieron Formosa para este encuentro de trabajo, harán un aporte valioso”.

Ponderó el ministro que “venimos marcando hitos respecto a leyes que van a perpetuar el trabajo de una armonía entre el hombre y el ambiente, que nos permitirá dejar las cosas ordenadas y organizadas, para que el hombre, que vemos en Formosa como el centro de todo, tenga un ambiente a su disposición, aunque de manera armoniosa y equilibrada”.

Contrastó que el grupo de expertos de la región expusieron sus experiencias, “muchas de ellas con un pasivo importante, que difieren de nuestro rico activo en recursos naturales”.

Puso en valor este “punto de partida para ver como se hacen los monitoreos y la manera que se visualizan con las imágenes satelitales, y fundamentalmente con una alta participación de la comunidad organizada”.

“Que aquí se produzca este intercambio reforzara la idea de que se viene una enorme tarea de capacitación y formación de recursos humanos, para consolidar todo este proceso de cuidar nuestro rico activo natural”, sostuvo, afirmando concluyente la idea de que “las modificaciones ambientales que vayan hacerse queden encuadradas en las normativas vigentes en nuestra Ley de Ordenamiento Territorial”.

Opiniones de expertos

Eduardo Rotela de la Fundación Avina, expuso que esta “cumbre ambiental” es ante todo un “taller tendiente a generar espacios y mesas de diálogo entre los actores civil y público para trabajar en un desarrollo sostenible del Chaco como región”.

“Partiendo de la base del alto índice de deforestación en esta región, reflexionar acerca del modelo de desarrollo sustentable que queremos, dejando a un lado la dicotomía entre producción versus conservación, sabiendo que el Chaco es un enorme bosque con gente y potencial de desarrollo enorme”, afirmó.

Coincidió con la visión de “un modelo de desarrollo con inclusión social, en función a las potencialidades y las vulnerabilidades de la región”, entendiendo que “lo mejor es compartir herramientas y mecanismos de control eficiente para evitar la deforestación”.

Destacó la articulación con actores del Pantanal brasilero, estableciendo un intercambio de buenas prácticas ambientales y experiencias entre dos grandes biomas de la región como lo son el Chaco y el Pantanal, de ahí que se hayan sumado a este encuentro miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil de Argentina y Bolivia, miembros del ministerio Público del Brasil y Paraguay.