Diseñan modelos productivos para la nueva etapa del CEDEVA de Laguna Yema

Compartir

El gobierno provincial trabaja en el diseño de modelos productivos para la nueva etapa del Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias de Laguna Yema que se apresta a  cumplir este jueves 27 de julio veinte  años de actividad ininterrumpida en el centro oeste y oeste formoseños en el contexto de las previsiones que se adoptan para el aprovechamiento pleno del Acueducto del Desarrollo Formoseño de 500 kilómetros entre esta ciudad e Ingeniero Juárez.

Dicha obra es calificada como estratégica por el gobernador Gildo Insfran- quien la definió como “la obra del siglo” por sus implicancias sociales y económicas- razón por la cual se estima que debería ser  enarbolada por toda la población  como el emprendimiento  que va a cambiar el destino de mucha gente del interior.

El tema fue abordado en el curso de una reunión entre el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, doctor Jorge Oscar Ibáñez y el coordinador ejecutivo de CEDEVA, ingeniero Jorge Balonga, durante la cual se realizó un balance de lo realizado y se planifico sobre lo futuro a partir de las indicaciones gubernamentales.

Se determinó, con la data disponible acerca de lo hecho en estos 20 años, que el CEDEVA Yema ha contribuido para que se generase un cambio positivo en la realidad de los pequeños productores, sobre todo de los que están establecidos en los tres departamentos del oeste.

También se resalta que los grandes productores  se  han provisto de  información y que se colabora con  empresas facilitándoles material de caña de azúcar  y transmitiéndoles  la data de 8 y 9 años  de ensayos realizados  para biomasa para producir energía en la zona que es algo que interesa y para lo que está  trabajando el gobierno provincial, “sobre todo tratando de diseñar modelos productivos en aras de pensar que en algún momento vamos a tener el acueducto que va a permitir el desarrollo de toda la zona”.

Valor

Al abordarse lo relacionado con los resultados de estas dos décadas de la presencia de CEDEVA en Yema, coincidieron  en que lo principal es el puente de confianza que ha generado  al estar y vivir  en territorio entre  los pequeños productores, tanto de ganado mayor como menor  como las comunidades autóctonas de los departamentos Ramón Lista, Matacos y Bermejo.

“El gran valor que tiene CEDEVA es que la gente confía en nosotros.; en lo que le decimos, sugerimos y ofrecemos”, opina Balonga quien refiere que la  principal demanda de esa población  es la administración de sus recursos, la forma como se los puede conservar, cuando se trata de forrajeros  o captar cuando se trata de agua para consumo.

“Están siempre ávidos para ver cómo manejar mejor el ambiente que tienen alrededor”, acota.

Cultivos

El CEDEVA Laguna Yema, entre pasturas, diferentes cultivos y  montes frutales  cuenta hoy  con  más de 300 hectáreas con riego y  120 hectáreas mas sembradas de pasturas sin riego.

Los cultivos más importantes son todos aquellos que se hacen para derivar a producción de carne.

Son cultivos  que tienen mucho futuro para lo que va a necesitar la provincia como caña de azúcar con excelente rendimiento, probando híbridos nuevos  que han tenido muy buena adaptación  a ese ambiente. Hay  variedades y líneas híbridos muy interesantes y altamente productivos.

Sobre las características de la tecnología utilizada,   va  variando pues se ha optado allí por hacer “tecnología de proceso”.

Se utiliza la tecnología de punta que hay en el mercado  para validar, integrando  toda la genética, la tecnología de riego y  los nuevos productos agro-sanitarios para después sacar conclusiones y armar sobre eso una oferta a los pequeños productores de diferentes lugares.

 

Balonga cita a la caña de azúcar como el cultivo al que se le asigna carácter prioritario para su tratamiento en la actualidad, ya que considera que  es el que responderá a las necesidades futuras de la provincia.

Suma a ello toda la línea de forrajeras nuevas  como distintos tipos de sorgo, pasto elefante, las pasturas megas térmicas de origen australiano.

Además de lo que se encara en función de la realidad de los pequeños productores  se hace referencia a las consultas que más realiza el productor mediano y el grande consulta que se refiere a maíces, sorgos, cultivos de invierno, porotos y  nuevas alternativas productivas como el garbanzo.

Pero la mayoría de las consultas son sobre el manejo y la administración del forraje, que fertilización  se hace, cual es el rendimiento y también acerca de fechas de siembra porque las de calendario no siempre se adaptan a las condiciones atmosféricas ideales para las siembras o para las cosechas.

“La información que se llevan es el conocimiento de lo que pasa en el ambiente que no lo pueden comprar ni tener en ningún libro”, resalta el coordinador ejecutivo de CEDEVA .

 

Herramienta de cambio 

“Es la herramienta de cambio”, es el concepto que sobre  CEDEVA tienen  funcionarios, técnicos y profesionales ligados a esta institución, que reconocen que  ha  logrado estructuras estables  que le permiten al gobierno tomar decisiones en cualquier momento.

A modo de  ejemplo, se revela que se tienen  en  guarda recursos genéticos formoseños para que si en un momento determinado la provincia decide  salir saldrá con un cultivo pueda hacerlo con la  mejor genética  y con la posibilidad de ser multiplicados rápidamente en  los laboratorios disponibles.

Si de animales se trata, destacan que  se dispone de  la genética, la cabaña y ahora con la incorporación de los bovinos criollos lambien se podrá  tener la reserva de genética criolla en cabras, ovejas y vacas, señalándose que “ es la base de conservación de la genética formoseña, es la  base como inicio de cruzamientos para el mejoramiento de las razas”.

 

Acueducto

“El acueducto tendría que ser  enarbolado por toda la población formoseña como la obra que va a cambiar el destino de mucha gente del interior”, opina el ingeniero Balonga  sobre todo porque destaca que el emprendimiento   le dará la tranquilidad y seguridad de tener agua de alta calidad para el consumo  que muchas poblaciones no la tienen no porque no existan infraestructuras sino porque no hay agua de buena calidad.

Reconoce que la  única forma de mantener constante el suministro de agua de buena calidad es a través de acueducto para sostener que  “Si tenemos una población con agua potable tenemos una población saludable y a partir de allí podemos hablar que tiene actividades productivas rentables”.

Insiste que el Acueducto del Desarrollo Formoseño  es  importante  no solamente para aquellos que están en el campo y necesitan tener agua para una actividad productiva sino también para todos aquellos que viven en esa zona y que no pueden acceder como  quienes habitan en el Este de suministro de agua constante de buena calidad.

“Hay que pensarlo de esa forma: como salud para miles de formoseños del interior porque a partir de allí puede proyectar y producir”, sugiere finalmente el titular de CEDEVA.