Compartir

El ex diputado nacional por Formosa Carlos Donkin se mostró en contra del sistema del voto electrónico, ya que “está absolutamente probado que puede ser hackeado muy fácilmente”, lo cual fue probado por técnicos informáticos y Universidades tecnológicas del país. Además, marcó que países europeos lo prohibieron después de utilizarlo durante varios años.

“En los países en los que fue experimentado el sistema de boleta electrónica ha sido demostrado que se pueden falsear los resultados –dijo Donkin-. Tal es así que en las últimas elecciones de EEUU hay tres estados en los que se están cuestionando los datos, pues se ha demostrado que han sido hackeados”.

En ese sentido, hizo notar que “para aquellos que dicen que hay que mirar al ‘primer mundo’ y a los europeos, no hay que olvidarse que el antecedente más contundente fue en Alemania, donde la Corte Suprema ha declarado inconstitucional al voto electrónico”.

Resaltó que con este sistema “no se puede garantizar la seguridad del voto y tampoco, en el conteo, si verdaderamente está representada la voluntad popular. Y finalmente el secreto del voto, que es lo más preciado que tiene que tener un ciudadano cuando va a sufragar. Está absolutamente probado que este sistema puede ser hackeado muy fácilmente”.

Tras mencionar que Inglaterra, Alemania, Finlandia, Holanda, Irlanda y Australia lo prohibieron después de utilizarlo varios años, Donkin subrayó: “decían que teníamos que volver al ‘primer mundo’ y se quejan por el gasto de boletas de las elecciones pasadas, cuando los últimos comicios le costaron al país 60 millones de pesos. Con el voto electrónico se deberían gastar 300 millones de pesos, lo cual demuestra que este sistema no sólo no es confiable, sino que es absolutamente más caro”.

Finalmente, criticó al gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, alineado con la Casa Rosada, diciendo que “cuando promocionaba el voto electrónico y mostraba sus bondades, ha sido demostrado por todos los técnicos y las Universidades tecnológicas del país cómo se puede hackear un sufragio electrónico. Por ejemplo, anteayer en el Senado un técnico en Informática demostró que a través de la frecuencia de una radio de onda corta se puede saber a quién votás y en la secuencia en que votás. Y se puede hackear también a través de hacerle un puntito con una simple llave o un elemento punzante al chip, perdiendo lo más valioso que es el secreto del voto”, enfatizando que “todo esto demuestra que aquellos gobernadores que son muy afines al proyecto PRO estaban buscando evidentemente promocionar algo que al ciudadano, al sistema político y a la democracia no le hace ningún favor”.