Compartir

Agostina Caballero y Franco Daniel Olmedo son los dos jóvenes formoseños de los cincuenta estudiantes de unidades educativas secundarias becados por la Embajada de Estados Unidos en Argentina para viajar al Centro Espacial en Huntsville, Alabama, del 22 al 27 de septiembre y participar del programa Academia Espacial Avanzada, donde vivirán una experiencia como astronautas para conmemorar el 50º aniversario del alunizaje del Apolo 11 en su Programa para jóvenes SPACE CAMP.

En relación a ello, uno de sus protagonistas, Franco Daniel Olmedo de 17 años que cursa el  6to.  año de la EPET 1 dijo: “Fui becado para ser parte de un campamento, organizado por la NASA en Alabama, Estados Unidos (…)

Luego de contestar muchas preguntas,  se respondía varios ensayos, como proyectos en los que participé, qué se necesitaría de un astronauta para ir a Marte, además de un video de un minuto acerca de una ley física o algo referido a la ciencia, todo eso se manda por la página de internet y se pre selecciona, para los que quedan, se les llama y hace una entrevista de diez minutos, todo en inglés y luego de unos días, se confirman los seleccionados” .

La novedad que moviliza las emociones de las familias formoseñas radica en que, entre los 900 postulantes que se evaluaron con rigurosidad en cuanto al desempeño académico, nivel de inglés e interés por la ciencia, fueron seleccionados estos dos representantes de la Educación Secundaria Pública del Sistema Educativo de la Provincia de Formosa.

Valorar y participar son dos infinitivos que resumen este significativo logro de los jóvenes seleccionados, valorar es necesario para poder elegir y decidir en una etapa tan importante de crecimiento. Interesarse y participar son fines educativos no menos importantes que permiten conocer y manejar las claves del mundo en que vivimos y forman parte de la educación científica y tecnológica.

El testimonio está a la vista con Agostina y Franco con el valor de educar en ciencia, tecnología, sociedad y valores. Por esto y mucho más, nuestras escuelas en sus diferentes modalidades desde la cultura de la inclusión, deben seguir siendo lugares donde los alumnos pudieran desarrollar la creatividad y la imaginación. Las familias y los profesores son mediadores apoyando a los estudiantes a descubrir su máximo potencial, favoreciendo el movimiento, la creatividad y la acción en las aulas, en los talleres con aprendizajes basados en proyectos innovadores.

“Para tener posibilidades en esta beca, habían varios requisitos, el primero de ellos, tener buenas calificaciones, el segundo saber hablar inglés fluidamente para poder comunicarse sin demasiado problema y el tercero, tener un interés por la ciencia.

Me postulé más o menos el 14 de mayo, todo esto se hizo por internet, se responden varias preguntas.

En los días siguientes se seleccionaron los becados y a través de la página, ví que salió mi nombre y la de una chica más de Formosa. Me siento más que nada afortunado y emocionado por participar en algo así”, señaló Franco.

Con esta interesante experiencia  de dos estudiantes formoseños  que se integran al mundo, debemos seguir animando y creando un clima de oportunidades en nuestros ámbitos educativos, con el acompañamiento constante de un Estado presente que invierte en educación  para que nuestros adolescentes  pregunten, investiguen, se equivoquen,reflexionen y descubran nuevas formas de aprender.