Compartir

El Consejo Profesional de la Abogacía lleva adelante este viernes la clase sobre “Delitos de Estupefacientes y Trata de Personas” en el marco de la Diplomatura en Derecho Penal organizada en forma conjunta con la Universidad del Chaco Austral, el auspicio de la Fiscalía de Estado, la Comisión de Jóvenes Abogados y el acompañamiento del Colegio de Magistrados y Funcionarios Judiciales.

La presidenta del Consejo dijo que “Es un módulo de la diplomatura de Derecho Penal que gracias al auspicio de la Fiscalía de Estado de la provincia de Formosa la podemos llevar a cabo y la comisión de jóvenes abogados. Tenemos una concurrencia impresionante de los colegas jóvenes que vienen a perfeccionarse, actualizarse en estos tiempos que corren, para ellos significa un verdadero ahorro monetario no tener que trasladarse a otros centros de capacitación, fuera de nuestra provincia”.

Señaló que “Estos delitos tan en auge como el de estupefacientes y trata de personas cobran aún más relevancia porque en nuestra provincia tenemos el juzgado de Narcocrimen con fiscalía propia que ayuda mucho a combatirlos”.

Por su parte, el docente y abogado correntino Ramón Luís González valoró la importancia de la diplomatura al señalar que socialmente es muy útil continuar capacitándose cuando uno es profesional y felicitó al Colegio de Abogados de Formosa por la iniciativa.

Aclaró que ambos delitos son de incumbencia de la justicia federal y flagelos sociales que afectan al NEA principalmente.

Consultado sobre el rol que juega la justicia local en la investigación de estos delitos, dijo que “es de suma utilidad porque ambos pueden ser visualizados en un proceso de naturaleza común, de hecho la trata hasta que se sancionó la Ley, todo la ilicitud que está implicada era tratada como delito de explotación, para la prostitución, etc, delitos de competencia originaria y por otra parte cualquier delito, si advierte el uso o abuso de estupefacientes, para la justicia federal es importante intervenir”.

Aclaró el docente “El delito de estupefacientes es el que mayor daño genera, desde el punto de vista de las consecuencias indirectas, pero no deja de ser menos grave el de trata de personas porque sobre todo roza con la cuestión de género, las principales víctimas son mujeres jóvenes que son arrastradas a este delito por la necesidad, en un contexto social desfavorable, las condiciones para que esto suceda, son altas”.

Consideró González que “Cualquier abogado que quiera estar actualizado, debe estar al tanto de estos temas, para el servicio profesional, el que litiga también, porque tiene herramientas para tratar gran parte de los delitos que trata la justicia federal”.

Dijo que a partir de la Ley, “Se dio una visibilización de la trata, un delito que no estaba socialmente percibido, por ejemplo en Corrientes, en un prostíbulo del interior, la parte de seguridad la cumplía un policía, la más clara demostración de la falta de visibilización del problema. En muchas partes del interior hubo generaciones enteras que vivieron de ese negocio. Otro caso es la habilitación municipal de las whiskerias, donde se explotaban personas”.

Al opinar sobre los estupefacientes, dijo que “ el incremento de casos es significativo porque ustedes como nosotros somos provincias de frontera con Paraguay, el mayor proveedor de marihuana es ese país, y con una frontera tan extensa se hace difícil el control de las autoridades, del tráfico de sustancias prohibido”.