Compartir

Estudios de diagnóstico desde la red de salud pública y con turnos programados a pacientes de la zona.

En la comunidad originaria El Potrillo se concretan a diario distintas acciones en beneficio de la salud de los vecinos de la zona, entre ellas atenciones en el hospital local que incluyen ecografías gineco-obstétricas destinadas al control de la salud de las mujeres y embarazadas.

Mujeres de distintas edades y embarazadas de esta comunidad originaria del oeste formoseño, ubicada a más de 500 kilómetros de la capital, accedieron a los estudios de diagnóstico a través de atenciones que como sucede de forma frecuente, tuvo lugar esta semana a cargo de un equipo de profesionales.

Las ecografías se realizan de forma periódica en las instalaciones del hospital local, institución que dentro de la red pública de salud depende del Ministerio de Desarrollo Humano formoseño.

En el lugar las mencionadas prácticas se llevaron a cabo por medio de turnos programados con anterioridad para las pacientes, las que acudieron de acuerdo a las indicaciones brindadas por los profesionales y debido a diferentes motivos de salud.

Desde el hospital recordaron que de esta manera es posible “hacer un seguimiento constante en las distintas etapas del embarazo, para verificar la evolución del bebé en gestación como también para que podamos seguir observando el estado de salud de la futura mamá”.

Igualmente, desde el equipo de salud detallaron que por medio de las imágenes que posibilitan las ecografías se concretan diagnósticos tempranos de posibles patologías gineco-obstétricas, elemento de gran utilidad para el cuidado de la salud integral de la mujer.

Finalmente, los profesionales expusieron “La posibilidad de contar con pruebas no invasivas nos permite hacer diagnósticos de forma sencilla, que no representan dolores ni ningún tipo de efecto para las pacientes. Son estudios simples y de mucha practicidad con resultados en el momento”.