El “caso Naidenoff”

Compartir

Opinión de Martha Kozameh

Con un poco de información, otro poco de deducción, mucho de observación y luego de hacerme muchísimas preguntas, comienzo a avizorar la punta de la madeja que llamaremos “caso Naidenoff”.

¿Qué necesidad tenía de hacer el ridículo, en los carnavales correntinos, tomando por la cintura a una mediática que se burló de él en cuanto programa le preguntaron sobre la situación, afirmando que ese “nadie” apareció de pronto, sin estar invitado, para ese momento, y comenzó a sacarse fotos que rápidamente circularon por los canales de televisión, sugiriendo un posible romance?

Pareciera un sinsentido, pero no. Ya veremos que tiene mucho sentido.

Cuando los legisladores peronistas formoseños peleaban en el Congreso de la Nación para que no se eliminen las obras para Formosa, incluidas en el Presupuesto Nacional, no dijo “ni mu” a favor de Formosa, es más, votó en contra de nuestra provincia.

Cuando su candidato Martín Hernández sufrió una derrota en manos de Ricardo Buryaile quedó en evidencia que los militantes, de un sector mayoritario del radicalismo, no lo aceptaba. No nos olvidemos que Mauricio Macri lo obligó a Buryaile a bajarse de la interna por la senaduría en las elecciones de 2017. Él sabía que no jugaba de ganador y en ese momento contaba con todo el apoyo del macrismo.

El sablazo de la derrota electoral recibido en 2019, a pesar de su alianza con el bogadismo, lo obligó a cambiar de estrategia para lograr sus increíbles ambiciones: presencia en los medios nacionales manejados por el PRO, paso muy importante para el objetivo de nuestro “caso Naidenoff”

Llegó la pandemia y salen a relucir las miserabilidades del senador y su grupo de “acción política”. Es necesario degradar a Gildo Insfrán, aunque eso signifique el deprecio de los formoseños.

Desde el comienzo, intentó boicotear la política sanitaria de Formosa. Llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, sin pasar por la Justicia provincial ni Federal, pidiendo un “habeas corpus colectivo”. Sin embargo, de los más de 8 mil “varados” que “representaban”, entraron menos de la mitad de las personas. Y cuando quisieron insistir con el tema, el máximo tribunal de justicia del país le dijo: Formosa cumplió.

De esa forma, su sueño de lograr una derrota de Gildo Insfran, se frustró.

Entonces, había que buscar otra estrategia y fue nuevamente a la Corte aduciendo que los centros de alojamiento de COVID-19 atentaban contra los derechos humanos de las personas.

Hay que aclarar que las cualidades sanitarias del Estadio Cincuentenario, ampliamente superan en calidad a los centros de alojamiento de Tecnópolis por ejemplo. Asimismo, ni Alfredo Cornejo, ni Macri, ni Elisa Carrió, “ni algunos curas”, ni mucho menos Patricia Bullrich, levantaron la voz, ni pidieron la intervención de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, porque nuevamente el complot de los medios hegemónicos y el PRO apuntan a la provincia de Formosa.

La pregunta es entonces ¿Por qué Formosa? ¿Por qué Gildo Insfrán?, a lo que contesto porque es el más exitoso.

De pronto nos encontramos con que el senador ambicioso no sólo pretendía destruir al peronismo formoseño, que un día aceptó Y avaló que lo denominen como ignominioso mostrando su desprecio por nuestro pueblo, sino que allí nació la necesidad y afán de revancha, al estilo Macri. Apoyó a Nazar siendo que Buryaile tenía mejores resultados en las encuestas. No podía permitir que alguien del radicalismo tenga más protagonismo que él. Mejor un aliado.

Pero hoy necesita formar su propio ejército de adeptos y personas de confianza. Es por ello que, ostensiblemente, le está quitando protagonismo a actores de la oposición para beneficiar a quienes le son útiles para su proyecto. Por ejemplo, exaltando la figura de Celeste Ruiz Díaz en desmedro de Gabriela Neme, quien comenzó con esta movida libertaria.

Naidenoff sabe que con los votos de Formosa no le alcanzan para aspirar a estar en una fórmula presidencial opositora en el 2023. Ese sería su objetivo.

Para ello necesita un buen representante en la Cámara de Diputados de la Nación: ¿Quién sería ese hombre? ¿Hernández, Arce o algún otro tapado? ¿Sería el humilde ex juez de Frontera Fernando Carbajal? No importa que no conozca a los formoseños. Los une su desprecio por nosotros y un proyecto común: Naidenoff vicepresidente

Así, mediáticamente,  se va preparando, sembrando votos que pretende conseguir en el resto del país. Se anotaría un gol de media cancha si lograra un triunfo sobre Gildo Insfrán, aunque enferme a miles de formoseños.

Sabe que Formosa no lo va a catapultar. Le importa tres cominos lo que pensemos, sintamos o deseemos la mayoría de los formoseños. El quiere ser el primer hombre, oriundo de nuestra Provincia, en la fórmula presidencial. No le importa, si para ello, tiene que pisotear la salud y la dignidad de los formoseños. No le importa ser despreciado por su oportunismo y ambición desmedida que no se condicen con su falta de empatía y carisma.

Este es  el “caso Naidenoff”. Pero le tengo una mala noticia, no podrá ser.