El coordinador del Distrito Sanitario N°1 brindó detalles de las tareas que llevan adelante en las comunidades originarias

Compartir

Controles prenatales en embarazadas y de peso en niños, son algunas de las atenciones que se realizan.

En diálogo exclusivo con AGENFOR, el coordinador del Distrito Sanitario N°1, Rafael Silva, detalló el trabajo que realizan en las comunidades originarias, no sólo para batallar la pandemia del COVID 19, sino en todas las áreas que competen a la salud pública.

“El trabajo que venimos realizando nosotros en el Distrito Sanitario N°1, con una población enorme, donde se vienen realizando en diferentes áreas programáticas del distrito, a mi cargo tengo 9 áreas programáticas que van de María Cristina hasta Chiriguanos”, indicó.

Y precisó: “Con embarazadas, con controles de niños, yo personalmente recorro semanalmente áreas como El Chorro, donde trabajamos en comunidades originarias, el Centro de Salud 19 de abril, en la zona de Pozo de Masa, La Rinconada”.

Además, el médico señaló que se llevan a cabo controles prenatales a embarazadas y los estudios correspondientes en el segundo nivel de atención en el hospital de Ingeniero Juárez, “donde venimos trabajando de forma articulada y también hacemos controles de niños y después la atención a demanda en los diferentes puestos sanitarios”.

Respecto a los discursos que pretenden instalar desde los multimedios nacionales en torno a la atención sanitaria que reciben las comunidades originarias, Silva sostuvo que “es una situación bastante compleja” y aseveró que “el mismo equipo de salud se siente mal al escuchar estas cosas”, pero dijo que la verdad se demuestra “con el trabajo diario”.

Foto de archivo

“Hacemos captación de embarazadas, los controles que corresponden, captación de niños, controles de riesgo de bajo peso con un seguimiento nominalizado para que ellos tengan su control correspondiente, ya sea con la cobertura de vacunas donde nosotros hacemos una evaluación trimestral y anual donde tenemos coberturas que superan los 80% en los casos de vacunación”, manifestó.

En cuanto a las tareas llevadas a cabo para combatir la pandemia del coronavirus, el profesional aseguró que, en las diferentes áreas programáticas, se capacitó al personal para hacer hisopados en las búsquedas activas de casos en la población; y, además, trabajan en la concientización de la población “para que la gente entienda cómo son los protocolos de atención en los diferentes puestos sanitarios”.

“En un principio costó mucho que entiendan todas las medidas de prevención, pero hoy por hoy acataron y están usando barbijo, el distanciamiento social se respeta y la higiene de manos, eso se ve reflejado, no solamente en COVID, vieron que se logró bloquear la situación en el oeste formoseño con un trabajo muy organizado entre el primer y segundo nivel de salud y se bajaron los casos”, argumentó.

Y amplió: “La gente entendió y se maneja muy bien con el tema de los protocolos, es así que ayer casualmente estuve haciendo una atención medica con el equipo de salud de La Rinconada en una comunidad que se llama La Mocha, estuvimos haciendo control de niños, embarazadas y atención a demanda y se vio como la gente se acerca al puesto sanitario con barbijo, toman distancia al esperar, entran de a uno. Se nota un cambio y eso se ve reflejado en los indicadores de salud de la pandemia”.

En esa línea, Silva recordó que, antes, cualquier tipo de estudio se realizaban en el Hospital de Alta Complejidad, luego se instaló el laboratorio en Ingeniero Juárez, en el Hospital Interdistrital Eva Perón, y se procesaban las muestras allí.

“Hasta que finalmente tuvimos la posibilidad de seguir avanzando y logramos tener un laboratorio en el Hospital de El Potrillo para que procesen las muestras de todo el departamento Ramón Lista, es así que, hoy por hoy, en un plazo de 12 horas tenemos los resultados, es muy importante el avance que tuvimos en ese aspecto”, remarcó.

Y concluyó: “Uno personalmente se siente con la satisfacción de los logros que viene realizando, yo llevo 22 años como médico en esta zona de la provincia y en Formosa tengo 25 años de trabajo, así que podemos hablar de historia en el oeste, ver cómo se avanzó y se mejoraron los indicadores de 25 años atrás”.