El embajador Domingo Peppo sostuvo que el estatus sanitario de Formosa “es apreciado en la región”

Compartir

El flamante diplomático en la Embajada argentina en Paraguay resaltó las medidas ejecutadas por el gobernador Insfrán, que ubican a la provincia en un lugar privilegiado.

El nuevo embajador argentino en la República del Paraguay, Domingo Peppo, brindó declaraciones a la prensa local en la que se refirió a su designación, indicando que la principal tarea que tiene ante la Pandemia es la repatriación de los argentinos varados, consignando que son unas 300 personas, que aguardan su regreso al país. 

En este contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, como medida contra el COVID-19, el ex gobernador de Chaco, resaltó «el esfuerzo» que viene haciendo la provincia de Formosa, que hasta la fecha mantiene su estatus libre del virus, lo cual calificó como “un bien muy preciado en la región que se debe defender y cuidar, que no depende solo del Gobierno, sino también de la gente”, y subrayó «la decisión política del gobernador Gildo Insfrán en cuanto a las acciones y los protocolos llevados adelante, con resultados a la vista».

En primer término, el flamante embajador Domingo Peppo informó que debido a que se encuentra realizando desde la semana pasada la cuarentena obligatoria de 14 días junto a su familia en la ciudad de Asunción, «no asumí todavía formalmente en el cargo ante las autoridades paraguayas».

300 personas aguardan

volver a casa

Sin embargo, aseguró que se encuentra abocado a la tarea de repatriación de argentinos, «que por distintas circunstancias están varados en Paraguay, siendo un total de 300 personas las que esperan volver al país».

Para esta tarea, detalló que la República Argentina tiene tres Consulados en Paraguay: en Ciudad del Este, Encarnación y Asunción, que «junto a la Embajada estamos organizando las acciones para resolver el regreso de argentinos varados», que estaban de tránsito en el momento que se decretó el cierre de las fronteras de los dos países.

«Actualmente, de acuerdo a una lista que tenemos en los consulados quedan unos 300 argentinos, algunos con vehículos, otros sin vehículos, que por distintos motivos esperan volver en los operativos de repatriación que gestionamos con el Gobierno nacional a través de los distintos ministerios y organismos, así como también la colaboración de autoridades provinciales», detalló el funcionario y consideró que hay situaciones particulares por ejemplo de empresarios y personas que por cuestiones de trabajo estaban en Paraguay “y tienen que volver al país, estas situaciones son las que hoy tienen gran demanda”, agregó.

Por esta razón, reiteró que la pandemia mundial “hoy ocupa la centralidad de las acciones”, pero subrayó que la agenda de la Embajada es más amplia y tiene que ver con la integración. Allí, recordó los tiempos que se desempeñó como gobernador de Chaco, y citó “el caso puntual de la frontera entre Ñeembucú, (ciudad paraguaya) y el departamento de Bermejo, siempre reclamaba una mayor relación entre los Gobiernos y la Embajada”.

Para significar que “la integración de los países es muy importante, donde muchas veces se dice que el río nos separa, cuando en realidad nos une. Por eso, una de las demandas que se plantea es el intercambio que debe haber siempre entre los pueblos”.

En ese orden, fue consultado sobre la cantidad de ciudadanos paraguayos que están radicados en Argentina: “Según las estadísticas hay más de un millón de paraguayos radicados en el país,  donde en su mayoría viven en el Gran Buenos Aires, mientras que en menor medida en las demás provincias”.

Puso de relieve que «Argentina atiende a muchísimos paraguayos radicados, con beneficios como los demás ciudadanos nativos como trabajar  y tener en muchos casos hijos argentinos como ciudadanos, sin ningún tipo de distinción». En Paraguay, indicó que hay entre 120 y 150 mil argentinos radicados.

Planteó que ante el cierre de las fronteras debido a la emergencia sanitaria, “surgieron una serie de cuestiones que hay que analizarlas, con relación a los casos de personas repatriadas, para preservar lo fundamental que es el estatus sanitario”.

En este punto, Domingo Peppo, hizo notar la relevancia de las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno Provincial. “El estatus sanitario de la provincia me parece un valor muy significativo, muy preciado en la región y hasta diría en el mundo porque hoy la preocupación de todos los Estados es proteger a la población del virus COVID-19, debido a que todavía la ciencia no dio con una vacuna», subrayó, categórico.

«Destaco el esfuerzo que hace Formosa por mantener este estatus libre del coronavirus que cuesta mucho conseguirlo, el cual debe defender y cuidar, no depende solo del Gobierno, sino también de la gente», afirmó el diplomático y elogió “la decisión política del gobernador Gildo Insfrán que lleva adelante acciones y protocolos, con resultados a la vista”.