Compartir

Este sábado 13 alrededor de las 10 horas, el gobernador Gildo Insfrán presidirá los actos centrales celebratorios del 118 cumpleaños de la localidad de Misión Tacaaglé, histórica población distante a 233 kilómetros al norte de nuestra ciudad.

Dentro del amplio  programa de actividades sobresale  la ceremonia protocolar oficial que incluye homenaje a familias pioneras y un gran desfile por la avenida principal.

Tras resaltar  el avance y el crecimiento sostenido  de la población, el intendente Víctor Hugo Leguizamón expuso que desde hace varios días se inicio un amplio programa festivo enmarcado en este nuevo aniversario, desde encuentros deportivos a otras actividades culturales con fuerte adhesión de los vecinos y pobladores de comunidades cercanas.

También significo que existe gran entusiasmo por la visita de Insfrán y el desfile del que participarán  delegaciones escolares, civiles y militares y comunidad en general para compartir de manera conjunta un año más de esta pujante localidad, que se caracteriza por ser “solidaria, unida y organizada”.

Significo que es “creciente expectativa en toda la zona por la visita del gobernador”, aludiendo que la región se caracteriza por el “alto desarrollo productivo, los hombres de campo y su familia están satisfechos por el importante aporte del gobierno a todo el proceso de desarrollo”.

Dijo que “nuestro municipio mantiene una tarea coordinada con el gobierno provincial, apuntalando todo lo necesario para que los agricultores y ganaderos de la zona cuenten con el apoyo que requieran. Lo mismo en la asistencia social, sobre todo en este tiempo muy complejo donde la prioridad es dar más al que más necesita”.

Historia

Misión Tacaaglé  fue  fundada en el año 1901, en la zona del río Pilcomayo del Territorio Nacional de Formosa, precisamente al costado de la concesión paraguaya otorgada a Elisa (Elizabeth Alicia) Lynch. Desde entonces, fue trasladada, primero a Tacaaglé en 1902, donde adquirió el nombre de Misión San Francisco Solano, y posteriormente, en 1915, al riacho El Porteño. Los Misioneros Franciscanos asumieron la tarea de formar a “colonos indígenas” tobas y pilagás para la producción de azúcar.

La misión tenía por objetivo atraer a una nueva vida a las tribus indígenas quedando respaldada por la Ley N º 817 del 19 de octubre de 1876.

La fundación

El padre Cayetano Bruno manifiesta que el 21 de Marzo de 1901 Marcucci fundó la reducción con ciento treinta y cinco (135) tobas del cacique Doccidi. Los Misioneros tomaron posesión en forma provisoria dado que no estaba efectuado el amojonamiento ni liquidado la subvención para el deslinde. El paraje quedaba situado a orilla del lado sur del rio Pilcomayo. El número de personas reducidas desde su fundación, según Grotti era de ciento cincuenta y fueron siempre fieles y laboriosos.

La actividades que realizaban eran el cultivo de maíz, poroto, maní, tabaco, batata, arroz, algodón, legumbres, etc., con excelentes resultados y además pasteaban en el lugar unos cuatrocientos animales vacunos. La cosecha era abundante que no era necesario adquirir provisiones del Paraguay. También cultivaban frutos como naranjas, duraznos, papayas, bananas, paltas, etc.