Compartir

El gobernador Gildo Insfrán ratificó durante su reciente visita a Ingeniero Juárez para asistir a la inauguración oficial de la estación experimental  del INTA el carácter estratégico que tiene para el desarrollo provincial la construcción del denominado Acueducto para el Desarrollo Formoseño al que califica como “la gran obra del siglo XXI”.

En la ocasión comentó que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio,  le había confirmado que se gestionará el financiamiento para dicha obra en ocasión de la visita que prevé realizar este año a la República Popular China el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Aunque reconoce que se avanzó mucho en materia de un sistema de canales que hasta incluyó el aprovechamiento de las aguas del bañado La Estrella para tratar de aliviar los problemas de abastecimiento humano y animal y atender las expectativas productivas, Insfrán interpretaba que hacía falta impulsar una obra estratégica para cambiar el destino productivo de los formoseños.

El proyecto se basa en un acueducto troncal con toma en el río Paraguay que transportará agua cruda a lo largo de casi 500 kilómetros hasta Ingeniero Juárez , siguiendo la traza de la ruta nacional 81 para derivar el agua a las localidades ubicadas en el área de influencia, entre ellas Pirané, Palo Santo, Colonia Aborigen Bartolomé de las Casas, ,Estanislao del Campo, Pozo del Tigre y Las Lomitas  así como Comandante Fontana, Ibarreta, General Belgrano, San Martín Dos y Mayor Vicente Edmundo Villafañe.

Beneficios de la obra

Acerca de los beneficios del proyecto, se trata de llevar riego para  la actividad económica de la región ;atraer inversiones para desarrollar proyectos agroindustriales y bioenergéticos claves para el futuro provincial; generar puestos de trabajo que contribuirán al desarrollo económico; dinamizar la economía provincial obteniendo  mayores ingresos fiscales para continuar invirtiendo en infraestructura y descentralizar geográficamente el impacto del desarrollo hacia el interior de la provincia.

Según lo revelado por el propio gobernador , el principal objetivo de este novedoso proyecto hídrico será transportar el agua desde el río Paraguay hacia el interior formoseño para que se cuente con ella inclusive en los periodos de sequía.

Se habrá de mejorar la cantidad y la calidad del agua, tanto en las zonas urbanas cuanto en las rurales.

Son tres los módulos aprobados para el aprovechamiento productivo del proyecto.

Cada uno de ellos comprende 38.000 hectáreas de caña de azúcar,pasto elefante, algodón/trigo/maíz y ganadería.

Estos proyectos se concentrarán, principalmente, en las cercanías de Palo Santo con un área mínima para riego de 65.700 hectáreas; Laguna Yema con 39.420 e Ingeniero Juárez con 31.536 hectáreas.

Futuros ramales

Pero el proyecto del acueducto Rio Paraguay-Juarez tiene previsto la construcción de dos futuros ramales y un subramal que cumplen la función de extender sus beneficios a toda la región Este de la provincia.

Uno de ellos se denomina Ramal Sur y vinculará el acueducto central a la altura de Pirané , finalizando su desarrollo en Mayor Vicente Edmundo Villafañe.

El segundo, se denominará Ramal Norte que se desprende del acueducto central a la altura de Comandante Fontana  situándose su punto de aporte final en San Martín Dos y disponiéndose de un subramal que deriva hacia General Belgrano.

De acuerdo a lo revelado por Insfrán en Palo Santo, son 150.000 las hectáreas a cultivar bajo riego y aproximadamente 200.000 las cabezas de ganado a criar.

El mandatario ubica a esta  obra entre las principales prioridades de su gestión  para construir la cual necesita del aporte nacional y también el acompañamiento de la población para que la gestión no se dilate.

Este proyecto, a su criterio, resulta estratégico y significativo para afianzar el crecimiento de a región que demanda contar con obras de infraestructura que potencien el desarrollo alcanzado para fortalecer definitivamente la diversidad productiva que constituye uno de los factores centrales de la matriz económica regional.