El gobernador Insfrán evocó el Día de los Pueblos Originarios Americanos

Compartir

Al conmemorarse este 19 de abril el Día de los Pueblos Originarios Americanos, el gobernador Gildo Insfrán puso de resalto que “en Formosa asumimos con orgullo nuestra identidad multiétnica y pluricultural”.

Esto es refrendado “permanentemente con acciones concretas y políticas integrales de inclusión e igualdad de posibilidades para todos los formoseños”, destacó el primer mandatario provincial.

El Día de los Pueblos Originarios Americanos se conmemora el 19 de abril de cada año, según la recomendación surgida en el Primer Congreso Indigenista Interamericano, realizado entre el 14 y el 24 de ese mes en 1940, en Pátzcuaro, estado de Michoacán, México.

Argentina adhirió al documento de Patzcuaro e instituyó el 19 de abril en el año 1945, mediante el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 7550/45.

Desde entonces, Argentina es miembro permanente y adhiere a esta fecha reivindicatoria de los derechos de los aborígenes.

A su vez, en el año 1994 se reconoció en la Constitución Nacional, en el artículo 75 inciso 17, “la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”, garantizando “el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural”; reconociendo la personería jurídica de sus comunidades y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; regulando la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos”.  

Formosa

En este marco, es innegable que Formosa se erige como pionera en políticas aborígenes, no sólo con una ley, la Nº 426, sino centralmente desde el Modelo Formoseño llevado adelante por el gobernador Insfrán, principal hacedor de la reivindicación de los derechos de los pueblos originarios que habitan el territorio.

Fueron las políticas públicas de integración, inclusión y desarrollo con equidad concretadas por el primer mandatario las que permitieron mejorar significativamente la calidad de vida de las comunidades aborígenes.  

Es más que notable la enorme transformación de los pueblos originarios y su definitiva inclusión en todos los estratos de la vida comunitaria, que se denotan en el acceso igualitario a los servicios de salud, la educación, las viviendas, el agua potable, la energía eléctrica, la titularización de las tierras, las vías de comunicación, la conectividad e incluso la producción agrícola, ganadera, forestal, ladrillera, apícola y artesanal.

Esta identidad multiétnica y pluricultural hace que Formosa se destaque por “la particular atención prestada a la educación intercultural bilingüe en las comunidades aborígenes de la provincia (…) Esta política de Estado, diseñada y ejecutada por el Gobierno provincial, con la participación indígena, tiene resultados concretos, efectivos y mensurables”, remarca el doctor Insfrán al definir y caracterizar al Modelo Formoseño.  

Desde ese proyecto político, en el marco curricular, Formosa camina a la vanguardia de la educación intercultural bilingüe: son los docentes MEMA los que en la tarea de enseñar llevan adelante la bandera de conservar su cultura, mientras que los jóvenes aborígenes egresados en diferentes carreras universitarias asumen día a día nuevos desafíos para expandir el desarrollo de sus pueblos.

A su vez, la inclusión también se evidencia en otros segmentos de la vida social, por ejemplo como legisladores, empleados estatales y del sector privado, enfermeros universitarios, agentes sanitarios y otras profesiones, y además en el Instituto de Comunidades Aborígenes (ICA), donde los representantes de las distintas etnias que conforman el directorio son elegidos en elecciones democráticas.