Compartir

El gobernador Gildo Insfrán presidirá hoy, a media mañana, los actos centrales conmemorativos al 87° aniversario de la localidad de Ingeniero Juárez.

A media mañana, en el mástil municipal, sobre avenida Juan Deggen y calle Fernando Anaquin, la apertura del programa festivo se dará con el izamiento de los pabellones nacional y provincial en el mástil municipal.

Asimismo se homenajeara a familiares de los pioneros de la comunidad, además de desarrollarase un gran desfile cívico-militar, con protagonismo de las comunidades originarias, criollos que conforman las agrupaciones gauchas y otros sectores de la comunidad.

Para el mediodía se anticipoa almuerzo comunitario  con un gran locro popular, habrá una jineteada con la presencia de dos tropillas provenientes de la provincia de Salta y Jujuy, las mismas han participado reiteradas veces del Festival de Jesús María”.

El cierre del festejo se dará con un festival folclórico en donde las localidades cercanas de la provincia enviaran diversos conjuntos en representación, como artistas destacados se presentaran los reconocidos músicos folcloristas como “Coco Gómez” y “El Negro Salvatierra” el cierre del festival estará a cargo del grupo de cumbia Ternura.

Las autoridades juarenses reconocen la importante tarea junto a la Jefatura de Gabinete del Poder Ejecutivo y por su intermedio con otros organismos del estado, abordándose desde diferentes vértices toda la cuestión relacionada a la seguridad comunitaria.

“Hubo un diagnostico del estado de situación, se planificaron obras demandas en los diferentes barrios. Es así tras algunas semanas de mal tiempo que impidieron los trabajos, hoy vemos como el tendido del servicio eléctrico se está ampliado a todos los barrios, hay un refacción integral de la escuela 438 de modalidad aborigen y lo propio de la casa solidaria que acaba de comenzar y permitirá reactivar los servicios que antes prestaba a los adultos mayores”, se destaco.

Asimismo se subrayo el plan integral acordado con la cartera de Planificación, para que a través de Vialidad Provincial se ejecuten una serie de trabajos de mejoras en las calles, desagües pluviales y cloacales. Para todo este ambicioso proyecto se hizo un estudio de altimetría satelital.

Además de las obras señaladas se están conformando cooperativas de trabajo, programas de contención social a través del deporte y la educación, y una activa presencia del IAPA junto a los jóvenes en los barrios, en uno de los cuales abrió una subsede. Justamente en estas horas un grupo de jóvenes con problemas de adicción comienza un trabajo con el ministerio de la Comunidad en la producción de ladrillos, producción que luego será adquirida por el estado con un precio sostén.

“Este escenario difícil que tuvo su pico en el mes de abril fue quedando atrás, hoy se puede caminar tranquilamente por los barrios y se están restañando aquellas heridas secuelas de esas diferencias que se dieron en un pueblo donde lo pluricultural y multiétnico le da sus particularidades”, fue significado, afirmándose concluyente de que “hay mucho optimismo y esperanza en que todos juntos y el acompañamiento del gobierno saldremos adelante, nos sobra compromiso y capacidad de trabajo”.

Una comunidad particular

Ingeniero Juárez se trata de una comunidad cuya mixtura de habitantes, criollos y aborígenes, hará que la evocación tenga sus particularidades.

El pueblo fue acentuado desarrollo y convertida en punto de referencia de la región Oeste de la provincia, situada a 480 kilometros de Formosa capital, la cual en esta jornada recibirá la visita de autoridades provinciales que se sumarán a compartir los festejos.

Desde la comuna lugareña se recordó que un 21 de julio de 1930, nacía a la vera de las vías del ferrocarril el pueblo. Fue cuando el ingeniero de origen noruego Magnus Degen clava una estaca de quebracho en el lugar donde debe levantarse la estación del ferrocarril a cuya sombra nació y siguió creciendo la comunidad.

A la fecha, tomando el ejido urbano y alrededores, Juárez cuenta con poco más de 25 mil habitantes, existiendo una riquísima mixtura entre criollos, inmigrantes bolivianos y pueblos originarios Wichí y Toba que habitan diversos barrios. La pavimentación total de la RN 81 fue sin dudas un punto de inflexión para el lugar, ya que posibilitó integrarla al resto del territorio formoseño y la región. Aunque ya antes de este hecho histórico, Juárez fue incorporando de manera progresiva modernas infraestructuras en salud (hospital de referencia y centros de salud), educativas (escuelas de los diferentes niveles y modalidades, estando allí la escuela aborigen más grande del Cono Sur), comunitarias, eléctrica, agua potable, entre muchas otras que le han dado la fisonomía de ciudad al otrora pequeño y alejado pueblo.