Compartir

Los fondos se destinaron a fortalecer el sistema público de salud y proteger a las familias del impacto del COVID-19

La provincia de Formosa avanza a un ritmo ejemplar en su estrategia de vacunar en los dos lugares con mayor riesgo epidemiológico. 

A la actualidad ya inmunizó a más del 15% de la población en Formosa Capital, con más de 38.419 personas vacunadas de una población estimada en 250 mil, mientras que en Clorinda se abarcó a más del 26%, con 16.092 personas inoculadas de una franja poblacional estimada en 60 mil, según se consignó a AGENFOR. 

Estos resultados esgrimidos no son casualidad, puesto que el Gobierno provincial invirtió más de $6431 millones en un año por la emergencia de la pandemia del COVID-19, con el objetivo fundamental de fortalecer el sistema público de salud con la compra de suministros, medicamentos, insumos médicos y elementos de bioseguridad, nuevas ambulancias y unidades de traslado, más la adquisición de equipamientos de alta tecnología.

Además, la provincia destinó fondos para la internación y alojamiento de pacientes con COVID-19 y contactos estrechos, en un total de 29 hoteles con 703 plazas en toda la provincia, como así también distribuyó asistencia económica para los sectores más vulnerables beneficiarios del Plan Nutrir.

Y con fondos del Tesoro Provincial se otorgaron asignaciones extraordinarias para 9925 agentes de salud y seguridad que están en la primera línea en la lucha contra la pandemia, se precisó a esta Agencia.

El objetivo principal del Gobierno provincial fue la readecuación de la infraestructura del sistema de salud público que cuenta con 40 hospitales y 192 centros de salud.

Programa Fontex

Cabe destacar que también se cubrió la demanda en cuanto al sistema educativo con la modalidad de educación virtual y semipresencial, de acuerdo a la situación epidemiológica de cada localidad. 

En ese sentido, entre marzo del 2020 e igual período del 2021, la mayoría de los recursos provinciales para contener el impacto de la pandemia en Formosa fueron destinados a la compra de equipamientos, insumos médicos y de bioseguridad, confeccionados con máquinas importadas por el Programa Fontex, que fueron distribuidos en todo el territorio, superando los 3.100.000 de barbijos.

Dentro de la planta textil del Parque Industrial también se elaboraron elementos de bioseguridad para el personal médico, auxiliares, enfermeros, agentes de todos los escalafones de seguridad y docentes.

Veintena de laboratorios

Por otro lado, se recordó que al inicio de la pandemia los tests de PCR se realizaban en el Instituto Malbrán, pero desde junio del 2020 Formosa comenzó a analizar y procesar dichos estudios, ya que se incorporaron tecnologías y equipamientos en los 20 laboratorios específicos que se destinaron a ese fin en toda la provincia.

Estos laboratorios fueron equipados, entre otros elementos, con 30 termobloques para PCR desarrollados por tecnología argentina en el CONICET.

También se adquirió un equipo de última generación para el procesamiento de plasma en el Laboratorio de Biología Molecular del Hospital de Alta Complejidad “Juan Domingo Perón”.

A su vez, a través de la Unidad de Compras de Productos e Insumos Medicinales (UCPIM) se adquirieron 1000 dosis de suero equino para el tratamiento de pacientes graves o moderados internados con COVID-19. 

Este organismo es el encargado de comprar y proveer todos los insumos médicos y medicamentos necesarios para atender tanto la emergencia sanitaria, como todo el sistema de salud provincial. Esto permite garantizar el suministro a todos los centros de salud y hospitales de la provincia de manera oportuna y necesaria. 

Fortalecer el sistema sanitario

De la misma forma, ante el aumento de casos y fallecimientos por coronavirus, el Gobierno de Formosa incrementó la partida presupuestaria para fortalecer el sistema público de salud y para cubrir la atención de los pacientes moderados y graves internados.

En cuanto a la readecuación del sistema de salud, se destinó y adaptó el Hospital Interdistrital Evita como Hospital Monovalente para la Contingencia, readaptando y equipando las diferentes áreas para la atención de pacientes con COVID-19, avanzando en la continuidad de este trabajo con el objetivo de terminar de equipar las 102 camas proyectadas para la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) con respiradores.

En esa línea, se remarcó que los principales equipamientos adquiridos por la provincia fueron la incorporación de 22 ambulancias con unidades de terapia intensiva para el traslado de pacientes con COVID-19, personal médico y contactos estrechos.

Además, se compraron 20 unidades de traslado para la movilización tanto del equipo de salud como pacientes sin COVID-19.

En los últimos días, asimismo, se sumaron 12 nuevas unidades, de las cuales seis están exclusivamente refrigeradas destinadas al traslado de vacunas y otras seis preparadas para llevar al personal de salud más las vacunas.

Tecnologías y equipos

Durante más de un año marcado por la pandemia, el Gobierno procedió a la compra de 399 bombas de infusión, 300 tubos de oxígeno, 172 monitores multiparamétricos y centrales de monitoreo y 94 nuevos respiradores; a los cuales se suman la puesta de 150 camas eléctricas hospitalarias, dos arcos en C para RX y dos robots para automatización de extracción de ácidos nucleicos. 

Por último, se avanza en la instalación de cinco tomógrafos de última generación, dos de ellos de “CT Revolution Máxima” de 64 cortes, los primeros instalados en la Argentina y segundos a nivel latinoamericano.

Dichos tomógrafos fueron destinados para los hospitales de Clorinda, Las Lomitas, Laguna Blanca, el Hospital Central y Centro de Medicina Nuclear, estos dos últimos ubicados en la ciudad capital de Formosa.

Toda la inversión realizada por el Gobierno de Formosa desde la aparición de la pandemia tiene como principales objetivos cuidar la vida y la salud de la población, así como también mitigar los efectos económicos y sociales de la misma.