Compartir

La efectiva intervención del estado provincial, en este caso en el proceso de comercialización para la industrialización en la planta Nutrifor y, formando parte de las bolsas con alimentos dentro del plan Nutrir, son dos aspectos que forman parte del fuerte apoyo oficial a todo el ciclo productivo tomatero, que de manera integral se viene dando en los últimos cuatro años y que se renovara en el próximo.

Se cuantifican en alrededor de dos centenar y medio los tomateros afincados en comunidades como Paraíso, Palma Sola y San Juan, quienes con el sostén del estado provincial afianzan un ambicioso “polo de producción tomatera”.

El respaldo del gobierno provincial se da con semillas, laboreo del suelo, cobertores para épocas de heladas, insumos y permanente asesoramiento. Claudio Solís, productor tomatero de Palma Sola expuso el escenario complejo generado a partir de una alta producción y ventas paradas –a partir de las trabas de comercialización impuestas por Paraguay-, pero ahora con el apoyo del Gobierno esto se fue revirtiendo y no se echó a perder nada”, indicando que incluso “estamos vendiendo en la zona y en las ferias”.

“La producción de tomates se puede hacer durante todo el año, en invierno tiene un alza en su valor, y en este periodo donde se han presentado muchos problemas tenemos un gobierno que nos está ayudando en la comercialización”.

“El gobierno nos ayuda con semillas, para tapar cuando hay heladas, para seguir produciendo en invierno”, detallo, para destacar la fruta de buena calidad obtenida en media hectárea de producción de tomates, y que en su caso pudo comercializar al gobierno unas 200 cajas de entre 18 y 209 kilos de tomate cada una y luego vendió otro millar más.