Compartir

El 31 de marzo es el Día Mundial de la Lucha contra el cáncer de colon, una fecha oportuna para sensibilizar a la población sobre esta problemática de salud y alentar el diagnóstico temprano para su prevención. El lema de este año es: «una colonoscopia puede salvarte la vida».

El cáncer colorrectal (CCR) es una enfermedad maligna que se asienta en el intestino grueso, colon o en el recto. Se trata de un problema de salud que generalmente tiene una etapa en la que no hay síntomas clínicos. Previo a su aparición se produce una lesión llamada pólipo o adenoma que comienzan siendo benignas, pero con el transcurso del tiempo pueden transformarse en cáncer.

El Hospital de Alta Complejidad «Pte. Juan Domingo Perón” cuenta con un equipo multidisciplinario integrado por oncólogos, gastroenterólogos, nutricionistas, psicólogos, diagnostico por imágenes y cirujanos para el tratamiento de esta patología.

“Si prevenimos la enfermedad en forma temprana o la detección se hace en los estadios iniciales, contamos con más alternativas de tratamiento y curación. Para los estadios más avanzados también hay opciones terapéuticas efectivas, pero siempre es preferible llegar antes. La importancia de realizar los controles precozmente radica en que esas lesiones con las pruebas de laboratorio, como el análisis de sangre oculta en materia fecal o la colonoscopia, se pueden detectar antes de que sean malignas”, comentaron los profesionales.

Este tipo de cáncer es uno de los más frecuentes en Argentina y el segundo con mayor mortalidad, puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en mujeres y varones mayores de 50 años y representa un problema de salud pública a nivel mundial. Sin embargo, el CCR es uno de los más factibles de prevenir y curar en un 90%, si se detecta a tiempo.

Si bien el cáncer puede no presentar síntomas en etapas tempranas, hay algunos síntomas ante los cuales es importante consultar: cambios en la forma de evacuar el intestino, evacuaciones con sangre o mucosidad, cambios en la forma de las heces (en forma de cinta o segmentos entrecortados), anemia, pérdida de peso o dolor frecuente en el abdomen o en el recto. Es importante realizar una consulta médica y estudios necesarios para prevenir y detectar lesiones.

Los factores de mayor riesgo para el CCR se relacionan con la edad, la herencia, la dieta y los estilos de vida, estas últimas modificables a través de estrategias de prevención primaria.En ese sentido se recomienda una dieta saludable, realizar actividad física de manera regular, evitar el sobrepeso, disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y evitar el tabaco.