Compartir

Con motivo de conmemorarse el Día del Médico, el próximo viernes 3 de diciembre, autoridades del Hospital Central llevaron a cabo un acto homenaje a los profesionales con más trayectoria y antigüedad en la institución sanitaria.

En ese marco, la Agencia de Noticias de Formosa, dialogó con Mario Romero Bruno, director de dicho nosocomio, quien indicó que “aprovechamos este momento como espacio de encuentro entre los colegas”.

“Para poder hacer un resumen de lo que fue este año, esta pandemia que nos puso a prueba, no sólo como médico sino como equipo de salud, nos fuimos integrando y codo a codo enfrentamos esta situación, dolorosa para algunos, porque realmente lamentamos el fallecimiento de muchos comprovincianos”, detalló.

En ese sentido, el profesional dijo que es una jornada que “nos da la oportunidad de reflexión” y de replantearse “cómo es ser médico, por qué serlo, si es un trabajo distinto a otros”, entre otras cuestiones.

“Cómo es ser médico en este hospital en Formosa, que también tiene su particularidad, cuáles son las aptitudes que necesitamos de los médicos para poder atender a los pacientes que vienen porque necesitan y cómo tiene que estar el lado humano siempre presente, más allá de los conocimientos y la capacidad técnica, puede tener los mejores títulos honoríficos, pero no sería nada si no entregamos nuestra parte humana”, manifestó.

Asimismo, Romero Bruno instó a sus colegas a “agregar valor a nuestro trabajo” y consideró que la única manera de hacerlo es “con el amor al prójimo”.

“Está la técnica, todo lo que uno aprende en la facultad, pero le agregamos valor cuando le damos un lado humano y eso tenemos que hacerlo con amor. Eso se mostró durante la pandemia, este lado humano de poder estar con el otro, entendiendo, sufriendo a veces con el paciente”, señaló.

Por su parte, la subsecretaria de Gestión de Establecimientos Asistenciales de 1° y 2° Nivel, Cristina Mirassou, declaró a este medio que “lo más rico que ocurrió en esta pandemia, fue la cohesión de los equipos de salud”.

“Porque el médico es parte de un equipo, la pandemia demostró que todos somos importantes, todos los trabajadores y trabajadoras de la salud, cuando hubo que enfrentar a este virus, vimos la importancia del trabajo de todos, el que maneja el móvil, pone la vacuna, hace el hisopado, se intercambiaron los distintos profesionales y auxiliares”, detalló.

Por otro lado, la funcionaria compartió su experiencia como médica que ejerció en hospitales del oeste provincial y expresó que “Formosa te da la oportunidad de tener una pertenencia”.

“No a un hospital, como muchas veces ocurre en las grandes ciudades, sino que tiene que ver con la tierra, con el lugar, la localidad”, aclaró.

Y agregó: “En mi caso, si bien hace muchos años que ya estoy acá en la capital, uno tiene su identidad y mis comienzos fueron en el oeste y sigo teniendo una relación con ellos”.

Por último, Mirassou reiteró que “así les pasa a todos los que trabajaron en distintos lugares de Formosa, les queda esa relación”.

“Porque uno es parte, el hospital está dentro de una comunidad, con escuelas, y hay todo un trabajo de interacción y creo que la identidad es lo que nos da Formosa a los profesionales”, finalizó.