Compartir

El intendente de El Espinillo, Carlos Sotelo, repudio los hechos de “vandalismo y muestra clara de intolerancia”, de la dirigencia local Cambiemos al dañar un cartel con la imagen del gobernador Gildo Insfrán situado en el acceso a la localidad.

Para el jefe comunal lo ocurrido es un “agravio a la investidura” del mandatario formoseño, y un “golpe bajo al libre juego de la democracia”. Incluso opino que “con esta actitud de desprecio al civismo se le está faltando el respeto al pueblo formoseño que por una amplísima mayoría apoya al doctor Insfrán y al modelo formoseño que conduce, y que con seguridad lo reafirmará nuevamente el 16 de junio”.

“Este patoterismo antidemocrático del macrismo rompe la armonía de una campaña donde carteles, pasacalles y afiches de los diferentes partidos convivían sin problemas, todos intactos”, expuso Sotelo,  para quien lo ocurrido marca claramente “dos formas bien marcadas de hacer política de dirigentes que bajan una línea de conducta muy diferente entre sus militantes”.

Advierte que “el ideólogo de esto no solo demuestra intolerancia y violencia”, y renovó su llamamiento a “no alimentar la grieta de quienes no aceptan la decisión del soberano a quienes  menosprecian. A Cambiemos no le queda nada más, ni un logro sustantivo de gestión por el que “meterse en política” haya valido la pena, y lo único que le queda es la intolerancia”.