El interbloque de senadores y senadoras del FdT recibió a productores citrícolas del Noroeste argentino

Compartir

Integrantes del interbloque de senadores y senadoras nacionales del Frente de Todos recibieron, hoy, a una delegación de la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (ACNOA), con la que se analizó una propuesta del sector limonero para promocionar la producción de ácido cítrico derivado de ese cultivo con el objeto de abastecer a la industria alimenticia argentina.

De esa manera, se apunta a dar un paso más en la sustitución de importaciones, que puede significar un ahorro e ingreso de divisas en el orden de los cien millones de dólares, se consignó en el encuentro realizado, esta mañana, en el Salón Illia del Senado de la Nación.

La reunión de hoy fue consecuencia de la visita realizada a fines de abril por un grupo de senadores y senadoras del FdT a la provincia de Tucumán, donde tomaron contacto con la realidad productiva local.

“El apoyo a las economías regionales ese es nuestro compromiso”, afirmó el jefe del interbloque FdT, José Mayans, al expresar la disposición del oficialismo a respaldar iniciativas y propuestas que promuevan la producción y el empleo nacional.

  Sostuvo, además, que, en esta nueva etapa y tras haberse superado la tercera ola del Covid-19, “todo el esfuerzo debe estar centrado en la recuperación económica de la Argentina”. “La economía se está recuperando, es decir se está normalizando el sector productivo del país y en ese camino queremos continuar”, abundó el formoseño.

“Nuestro trabajo consiste en apoyar el desarrollo social y económico armónico de la Nación, por eso vamos a acompañar el desarrollo de las economías regionales, porque gobernar es dar trabajo”, agregó el jefe de la bancada oficialista de la Cámara Alta. “Obviamente, el Estado tiene una misión fundamental en eso, porque cuando se quiere promocionar una actividad la utilización del crédito del Estado tiene que estar dirigido a ello”, reflexionó.

También, recordó que la industria citrícola argentina genera 500 millones de dólares al año para el país y comentó que, con un poco de ayuda, “puede llegar a 600 millones y hasta potenciarse”.

     Mayans estuvo acompañado por el senador y la senadora por Tucumán, Pablo Yedlin y Sandra Mendoza, sus pares, el correntino Carlos Espínola, quien se mostró interesado en la iniciativa, y el catamarqueño Guillermo Andrada; y también participaron el vicejefe del Gabinete Nacional, Jorge Neme, y el secretario de Políticas Tributarias de la Nación, Roberto Arias, entre otros funcionarios de los ministerios de Economía y de Desarrollo Productivo de la Nación.

Al respecto, Neme destacó la importancia de la reunión, resaltó la mirada federalista impulsada por el interbloque FdT en materia productiva y el diálogo establecido entre legisladores y el sector industrial. Recordó, también, que, desde hace al menos treinta años, en la Argentina no se registran “políticas de promoción a las inversiones privadas”.

Consideró como “un gran acierto de los gobernadores y de los senadores nacionales poner la problemática federal al tope de la agenda política”. En cuanto a la propuesta de la cámara citrícola, el funcionario nacional propuso sumar a la mesa de trabajo “al sector productor de alimentos, a la COPAL y a las empresas que son los consumidores del ácido cítrico, porque lo que se trata es de elaborar una ley y un marco regulatorio que resuelva el problema para todos”, a los efectos de garantizar medidas que signifiquen estímulos y beneficios para todos los involucrados, sin perjudicar a nadie.

Yedlin, quien dio la bienvenida a los participantes, rescató el ciclo de visitas que el interbloque viene realizando a las provincias y declaró que el objetivo de la gira es “poner en la agenda del Senado las problemáticas reales que cada una de las regiones y de las provincias tienen; así como, por ser representantes de las provincias, llevar esas problemáticas al seno del Gobierno Nacional y, si es necesario, producir normas en el Parlamento”.

A su turno, el presidente de ACNOA, Pablo Padilla, realizó una presentación sobre los alcances de la producción limonera (la Argentina lidera el mercado mundial) y planteó la idea de trabajar “en una iniciativa de incentivo para que la industria alimenticia nacional utilice jugo de limón o ácido cítrico derivado del limón”, en lugar de productos importados.

La propuesta significaría el desarrollo de una actividad productiva con valor agregado local y un incremento de la facturación en cien millones de dólares para el sector, comentó el representante empresario. Pero pidió que, al sector, en lugar de ser medido “por los millones de dólares” que exporta, se lo mire “por la cantidad de puestos de trabajo que genera en el interior profundo de la República Argentina”.