Compartir

En el marco de una reunión de trabajo presidida por el Jefe de Gabinete, doctor Antonio Ferreira, los delegados zonales de toda la provincia coincidieron en destacar como se ha revertido el proceso migratorio y consecuente desarraigo de jóvenes estudiantes, quienes desde los últimos años puedan acceder a estudios superiores a partir de la decisión del gobierno provincial dispuso ampliar las ofertas académicas en todo el territorio donde se han creado nuevos Institutos.

Del encuentro realizado en la sala de situación de la Jefatura de Gabinete, también asistió el ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, la subsecretaria de Educación, Analía Heizenreder, y cerca de una veintena de delegados zonales y coordinadores provenientes de toda la provincia. Incluso ponderaron que los ciclos básicos secundarios rurales y las políticas productivas han sido fundamentales para frenar el proceso de un campo que se despoblaba  y pasaba a engrosar la periferia de la ciudad.

Al término de la reunión, la profesora Nelly Elizabeth Loretto, delegada zonal en General Belgrano, califico de “muy fructífero” todo lo conversado, destacan do que “tuvimos por parte del gobierno provincial un reafirmar muy valioso en torno a una educación participativa e inclusiva, y la docencia como uno de los actores centrales dentro del proceso enseñanza-aprendizaje”.

Explico que “se analizó la labor de este último semestre del año y la enorme responsabilidad que nos cabe a cada uno, a partir de la creciente infraestructura que permitió que todos los niveles y modalidades del sistema estén dictándose en cada región de la provincia, hasta la formación Superior se encuentra vigente en zonas jamás pensadas. Esa dolorosa inmigración de jóvenes que sufrían el desarraigo de sus pueblos es cosa del pasado, ahora cuentan con ofertas educativas a metros de sus hogares y la posibilidad real de forjar un proyecto de vida en el territorio donde eligieron vivir”.

En tanto que Patricia Enriquez, quien se encuentra a cargo de la delegación zonal Matacos con sede en Ingeniero Juárez puso el acento en que esa región es un “símbolo” del carácter inclusivo de la educación, entendiendo que “lo hace a través de maestros especiales de la modalidad intercultural-bilingüe que incluye a decenas de niños y jóvenes indígenas que en gran número habitan la región que sostuvo alcanzaron un exponencial desarrollo en su escolarización”.

Sostuvo que “los escolares criollos y aborígenes tienen igualdad de posibilidades, y el firme compromiso del gobernador Gildo Insfrán de profundizar políticas inclusivas para todo el oeste encontró el[U1]  acompañamiento de la docencia y las familias que allí habitan. Permitió que en los momentos más difíciles, con inundaciones extraordinarias que hizo que perdiéramos escuelas en la zona de La Rinconada y Vaca Perdida, la mano solidaria del estado favoreció reorganizar socialmente las comunidades en general y lo educativo en particular”.

“Las familias han permanecido con sus hijos en la misma zona a partir de que encuentran a un estado presente que se preocupa y ocupa de todas ellas”, subrayo.

Estela Maris González, delegada zona de Las Lomitas  que abarca una vasta jurisdicción de escuelas del centro-oeste, comento que “fue un encuentro muy positivo el que tuvimos con el Jefe de Gabinete y el ministro Zorrilla, porque además de contar nuestras experiencias particulares en territorio y se apreció el trabajo coordinado y en equipo”.

Significo que “los logros posibles a partir de la firmeza en hacer realidad en políticas públicas la decisión del señor gobernador (Gildo) Insfrán en situar a la educación como el “nuevo rostro de la justicia social”, y es algo que plasmado en el modelo provincial se traduce en territorio en lo educativo, en lo productivo y en muchas otras áreas. Todo esto alcanza una dimensión jamás vistas a los ámbitos rurales donde los jóvenes ahora ya no deben abandonar a sus familias porque encuentran una contención efectiva en todo sentido”.

Concluyo destacando que “esto excede a los estudiantes de los ciclos básicos rurales, sino que también incluye a los productores criollos y aborígenes que tienen políticas específicas de asistencia que ayuda a un desarrollo integral de las comunidades y parajes de aquella región”