El lavado de manos: sencilla práctica para evitar múltiples enfermedades

Compartir

Desde la cartera Sanitaria provincial se recalcó la importancia del lavado de manos, una esta sencilla práctica que se debe realizar en diferentes momentos del día y constituye un hábito de higiene que ayuda a evitar diversas enfermedades.

Esto se debe a que las manos están en contacto con innumerable cantidad de objetos y personas, y también con gérmenes que pueden ser perjudiciales para la salud. Cuando una persona no se lava las manos con jabón pueden transmitir bacterias, virus y parásitos ya sea por contacto directo (tocando a otra persona) o indirectamente (mediante superficies).

Se recalcó que es importante lavarse las manos: Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar; antes de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios; después de tocar alimentos crudos y antes de tocar alimentos cocidos; y después de haber estado en contacto con animales.

Igualmente, después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle los pañales al bebé; luego de haber tocado objetos “sucios”, como dinero, llaves, pasamanos, etc; cuando se llega a la casa de la calle, el trabajo, la escuela; y antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas.