Compartir

Es probable que inmediatamente después de nombrarlo los formoseños evoquen a su padre, el doctor Jorge Krimer, con quien Darío se enamoró de Formosa a la que adoptó como su destino de vida.

Es que este intérprete de canciones que revelan las imágenes naturales y la sensibilidad de los pueblos del litoral argentino nació en Monte Caseros, Corrientes, pero cuando solo tenía seis meses de vida se radicó con su familia en esta ciudad.

“Así comenzó mi romance con Formosa”, repite permanentemente a quien lo interroga sobre sus orígenes para sostener que “ soy un formoseño por adopción”.

Comenta, con orgullo y nostalgia, que están presente en sus afectos las jornadas de los operativos Por nuestra gente todo a los que concurría acompañando a su padre.

Hace 20 años que Darío Krimer está radicado en Buenos Aires, en el barrio de Mataderos, junto con su esposa y sus hijos.

Es médico de profesión integrando el plantel del Servicio Social de la Casa de Formosa en Buenos Aires.

Pero al mismo tiempo es un apasionado del canto folclórico argentino y en especial de todo aquello que en letra y música lo emparente con los paisajes, los colores, los aromas naturales de esta provincia y de los pobladores de la región.

“Durante mucho tiempo la música estuvo presente en mí y , sobre todo, mis preferencias se inclinaron hacia Teresa Parodi, Antonio Tarrago Ros y Los de Imaguaré aunque también me deleitaba con las interpretaciones de Los Pimpinela y Valeria Lynch”, cuenta.

El tiempo de cuarentena por pandemia coincidió con su reconexión con la música y surgió así la determinación de grabar un CD como intérprete solista denominado “Tiempo de reencuentro” que plasma los primeros temas que lo acompañaron siempre y que dan cuenta de la belleza natural de esta zona del país.

“Hablan de los paisajes, de los amigos, de la familia y de la exquisita zona que tenemos…….estos temas pueden ser apreciados en las redes sociales”, precisa.

“Lo cierto es que, a pesar de la cuarentena, la música sigue de pié”, enfatiza para manifestar su reconocimiento a su familia y amigos que colaboraron en el proyecto artístico que en breve presentará en público.

Particularmente, manifiesta su reconocimiento a la subsecretaria de Cultura del gobierno de la provincia por habilitar espacios para que puedan difundirse las iniciativas de los protagonistas de los hechos culturales ligados a la identidad formoseña.

Entre los temas que integran el CD figuran Un verso para recordarte, Esperándote, Cuando llegue el silencio, Niña del Ñangapirí , Agosto y distancia y Vengo de allá ité , un bellísimo tema de Paly Benítez en letra y música que describe los paisajes naturales de Formosa y las particularidades personales de su pueblo.

Poseedor de un estilo distinto, Darío Krimer confía en que su proyecto musical recreado en el CD sirva de puente para seguir ligado a los sentimientos y sueños de los formoseños y de los que comparten con ellos la región del Litoral.