Compartir

A cargo de un equipo multidisciplinario conformado desde el hospital para atender a casos COVID.

En el marco del nuevo brote de coronavirus ocurrido durante los últimos días en la localidad El Potrillo, el director del hospital local, odontólogo Pablo Recalde, brindó detalles sobre el minucioso seguimiento que el sistema público de salud, brinda a los pacientes COVID positivos que se encuentran alojados en el Centros de Atención Sanitaria –CAS- que tiene a su cargo.

Informó que el mismo, se encuentra funcionando en la EPEP Nº 316, donde “tenemos 37 pacientes alojados, de los cuales 18 son vecinos originarios y 19 criollos”. Asimismo, agregó que ya se están ultimando detalles para la habilitación de un nuevo CAS que se ubicará en el barrio El Favorito, “para ampliar la capacidad de alojamiento y la atención que venimos dando”, afirmó el funcionario.

Señaló que, desde el hospital se conformó “un equipo COVID”, integrado por profesionales de distintas especialidades: médicos, enfermeros, nutricionistas, kinesiólogos, radiólogos, odontólogos, obstetras, técnicos en laboratorio, y otros que “diariamente concurren al centro de atención, para llevar adelante el seguimiento de salud a cada uno de los pacientes”.

Al referirse a los controles diarios, indicó que desde el primer momento de su ingreso al CAS, se hace una entrevista al paciente para corroborar si tiene alguna enfermedad de base como diabetes, hipertensión, celiaquía, enfermedad renal y otras preexistentes, que requieren un cuidado más exhaustivo por ser considerados de riesgo frente a la enfermedad de COVID.

Las evaluaciones son diarias, “una vez al día a cargo del equipo COVID” pero si un paciente requiere atención, en otro momento del día, “desde el CAS se hace el llamado y el médico se presenta inmediatamente para atender y dar respuesta a la necesidad que tiene el paciente”.

Los controles incluyen la revisión de signos vitales; medición de tensión arterial, saturación de oxígeno, temperatura, frecuencia cardiaca y respiratoria. También se hace glucotest, para ver el nivel de glucosa en sangre y cada uno de estos “se acentúa en los enfermos crónicos, porque demandan un mayor control por su condición vulnerable”.

Precisó que, a su vez, si el paciente necesita estudios “solicitados por el médico luego de la atención, por ejemplo, laboratorio o radiografía, se hace en el CAS o es trasladado en ambulancia hasta el hospital para hacerlo”.

Acerca de la labor que se viene desplegando en la localidad y en toda la zona oeste, puntualizó “Tenemos un sistema de salud muy bien organizado, trabajamos de manera articulada entre los efectores; por lo tanto, ante cualquier necesidad se realizan las derivaciones correspondientes para darle al paciente que transita la enfermedad de COVID, la mejor atención y asistencia necesaria”.

En nombre de todo el equipo de salud del hospital, Recalde agradeció al Gobierno de la provincia, al ministro Aníbal Gómez y autoridades del Ministerio de Desarrollo Humano, por el apoyo y el acompañamiento que están dando a los hospitales y centros de salud, “en este momento en el que nuevamente surgieron los brotes de casos y se está poniendo todo el esfuerzo necesario para contener la situación de la mejor manera posible, con las decisiones y estrategias sanitarias más adecuadas”.