Compartir

El Senado convirtió este jueves en ley el proyecto por el cual se establece un cupo laboral para el acceso al empleo formal de las personas travestis, transexuales y transgénero, denominada ley “Diana Sacayán y Lohana Berquins”, dos históricas militantes del movimiento LGTB. La sesión fue presidida por el clorindense José Mayans.

  Asimismo, la Cámara Alta aprobó el decreto de necesidad y urgencia presidencial, por el cual se establecen criterios objetivos sanitarios para establecer restricciones de tránsito y actividades como consecuencia del incremento de casos de Covid-19.

   Además, al inicio de la sesión los senadores rindieron homenaje a los compañeros Luis Seara (Secretario de Relaciones Internacionales del Parlasur), fallecido el sábado pasado, y Horacio González (escritor, profesor universitario y ex director de la Biblioteca Nacional), muerto el último martes.

También, aprobaron una nueva prórroga por sesenta días del decreto de la Presidencia del Cuerpo que habilita la realización de sesiones remotas por videoconferencia, que se estableció a causa de la pandemia.

  En relación al proyecto que promueve acceso al empleo formal para personas travestis, transexuales y transgénero, la presidenta de la Banca de la Mujer, Norma Durango (La Pampa) sostuvo que, “después de tanto años, nuestro país tendrá una ley que reconoce e incluye, considera al colectivo integrado por lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trans, intersex y otras identidades de género”. Para la senadora, la normativa “viene a compensar, un poco, tanto dolor, tanto desamparo sufrido durante décadas, tantas vidas truncas, tantos proyectos anulados”.

  Comentó que, con esta iniciativa, se tiene “la oportunidad de revertir una situación de discriminación y violencia que ha sometido y somete  a las personas travestis, trans y transgénero”.

El objeto de la ley es establecer “medidas de acción positiva orientadas a lograr  la incorporación efectiva laboral” de esta población en igualdad de condiciones en todo el territorio nacional, explicó la senadora pampeana.

  La ley establece un cupo a nivel del estado nacional del al menos el 1 por ciento de la planta, en los tres poderes, así como organismos descentralizados y autárquicos, entidades y sociedades del estado. Además, entre otras medidas, dispone incentivos para generar empleos en el sector privado, como la excepción del pago de los impuestos nacionales por doce meses para las grandes empresas y en el caso de las pymes de hasta 24 meses, detalló la legisladora.

El proyecto obtuvo 55 votos a favor y 1 en contra, mientras seis legisladores decidieron abstenerse.

La iniciativa fue apoyada por el Frente de Todos y sus aliados, en tanto que el bloque de Juntos por el Cambio votó dividido: el cordobés Ernesto Martínez lo hizo por la negativa, mientras que Roberto Basualdo (San Juan), Julio Cobos (Mendoza), Silvia Elías de Pérez(Tucumán), Laura Rodríguez Machado (Córdoba), Humberto Schiavoni (Misiones) y María Belén Tapia (Santa Cruz) se abstuvieron.

Activistas, en la sesión